Dos soldados estadounidenses han muerto en Irak en las últimas 48 horas en incidentes separados, lo que eleva hasta 3.008 el número de uniformados norteamericanos caídos en Irak desde la invasión de este país en marzo de 2003.

Según un comunicado del mando militar estadounidense hecho público hoy, el primero de los soldados murió ayer, en un barrio del suroeste de Bagdad por fuego de armas ligeras.

El segundo militar murió el viernes por las heridas sufridas en un enfrentamiento con insurgentes en la provincia de Al Anbar (oeste del país). 

71 cadáveres en las últimas horas 

El Ministerio del Interior iraquí ha informado de que se han encontrado 71 cadáveres en las últimas horas en diferentes barrios suníes y chiíes de Bagdad.

27 corresponden a chiíes presuntamente asesinados por insurgentes suníes 

De ellos, 27 corresponden a chiíes presuntamente asesinados por insurgentes suníes en el barrio de Haifa, según la misma fuente.

En este mismo barrio de Haifa, según la televisión local, la policía y el ejército se han enfrentado con un grupo que denominaron de terroristas, de los que mataron a 30 y detuvieron a 8.