Unos 50.000 niños catalanes sufren privaciones alimentarias

  • Los centros de atención primaria han detectado problemas de salud vinculados con las privaciones alimentarias en 750 menores.
  • De estos, uno de cada cuatro son bebés, según el Síndic de Greuges.
  • La desnutrición infantil no es un problema estructural en Cataluña pero Rafael Ribó pide mejorar la coordinación entre administraciones.
  • Denuncia los criterios restrictivos de las becas comedor y las dificultades para acceder a rentas mínimas.
  • Propone vincular la partida de becas comedor a las necesidades de las familias.
  • La pobreza afecta al 28% de los menores de 16 años, unos 345.000 niños.
Un grupo de niños almuerza en el comedor del colegio.
Un grupo de niños almuerza en el comedor del colegio.
ACN

La tasa de riesgo de pobreza infantil en Cataluña se sitúa en el 28%, con aproximadamente 345.000 niños menores de 16 años afectados, de los que casi 50.000 sufren privaciones alimentarias (4%), según ha revelado este lunes el Síndic de Greuges de Catalunya (el defensor del pueblo catalán), Rafael Ribó.

Ello supone que estos casi 50.000 niños no pueden comer carne o pescado al menos una vez cada dos días, por lo que no comen las proteínas necesarias de manera regular, según la investigación de oficio abierta por el Síndic sobre la actuación de las administraciones públicas ante la malnutrición infantil en territorio catalán.

En este sentido, el Síndic recuerda que los hogares, con o sin niños, que en 2011 no se podían permitir carne o pescado con regularidad eran casi seis veces más elevados que en 2008, cifras que probablemente habrá empeorado en 2013. Además, los hogares catalanes con privaciones materiales severas en 2011 triplicaban los de 2008.

Además, los centros de atención primaria (CAP) han diagnosticado enfermedades relacionadas con la pobreza extrema y los bajos ingresos a 750 niños. Su edad media es de cuatro años y uno de cuatro son bebés de menos de 12 meses. El 56% son de nacionalidad extranjera, según datos del mes de junio de 2013 de la historia clínica informatizada de la atención primaria del Instituto Catalán de Salud (ICS).

Para Ribó, se trata de casos "puntuales" de desnutrición infantil aunque la investigación ha permitido constatar que las entidades sociales que atienden a menores en situación de vulnerabilidad no han detectado que sea un problema estructural en Cataluña.

El Síndic denuncia problemas en la detección de casos de malnutrición infantil y ha detectado déficits de planificación de la distribución solidaria de alimentos entre las familias en situación de pobreza, así como en la accesibilidad de las familias a las rentas mínimas y de cobertura de las ayudas de comedor escolar (por los criterios restrictivos, los retrasos en la concesión y el pago, entre otros).

Propuestas de mejora

Con todo, Ribó propone 33 recomendaciones para garantizar el derecho de los menores a una alimentación adecuada, tanto durante el curso escolar como en vacaciones. Las propuestas están dirigidas a los ayuntamientos, los consejos comarcales y las consejerías de Empresa, Bienestar Social y Familia, Enseñanza y Salud de la Generalitat.

Una de ellas, por ejemplo, es condicionar la partida presupuestaria de becas comedor a las necesidades sociales y económicas existentes. De este modo, aumentarán en caso de mayor pobreza y se pueda garantizar la alimentación de los alumnos con menos recursos. De hecho, opina, que "no hay justificación presupuestaria para reducir la partida".

Asimismo, pide que la concesión y el pago de las becas se realice al empezar el curso, que el servicio de comedor funcione en los institutos tengan o no jornada intensiva y, entre otros, que se desarrollen protocolos de detección de casos de malnutrición infantil con la implicación de los servicios sociales pero también de los centros educativos y de otros servicios que trabajan con menores.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento