Un arzobispo polaco asume la archidiócesis de Varsovia a pesar de su pasado como espía

  • Fue confidente de la policía comunista y espía del servicio de inteligencia polaco en Alemania.
  • "Cedí ante las presiones de la policía, pero no hice nada malo", afirmó.
  • Sólo pueden cancelar la ceremonia Wielgus y el Papa.
Stanislaw Wielgus. (Tomasz Paczos / Reuters)
Stanislaw Wielgus. (Tomasz Paczos / Reuters)
Tomasz Paczos / Reuters

El arzobispo Stanislaw Wielgus asumió el viernes el cargo de metropolitano de la archidiócesis de Varsovia a pesar de las pruebas de que fue confidente de la policía comunista y espía del servicio de inteligencia polaco en Alemania, algo que él mismo ha admitido parcialmente.

Las pruebas existentes de que fue colaborador de la policía son incuestionables

La Comisión Histórica constituida por la Conferencia de Obispos Polacos estudió minuciosamente los documentos hallados en los archivos de la antigua policía comunistas que revelan que en los años 60 y 70 Wielgus fue confidente de la policía comunista e incluso pasó un cursillo de adiestramiento como espía.

El arzobispo, que primero negó toda colaboración con la policía, ha reconocido entretanto que tuvo contactos con los servicios secretos, y que estos fueron un error.

La Comisión Histórica recalcó, sin embargo, que "las pruebas existentes de que fue colaborador de la policía son incuestionables".

"No hice nada malo"

"No cumplí ninguna de las tareas que me encomendaron ni hice daño a nadie y accedí solamente a colaborar con ellos para poder trabajar como científico. Ahora comprendo que hice mal, pero si no hubiese accedido, no hubiese podido desarrollar la gran creación científica que llevé a cabo", dijo Wielgus en la declaración que hizo pública el viernes.

No cumplí ninguna de las tareas que me encomendaron ni hice daño a nadie

La Comisión Histórica de la Iglesia polaca confirmó que, entre los documentos estudiados no hay ninguno que responsabilice al arzobispo de haber perjudicado a alguien.

"Cedí ante las presiones de la policía, ante sus amenazas, pero no hice nada malo", añadió Wielgus, a pesar de que ya en la década de los años 50, cuando la Iglesia sufría las mayores presiones del poder comunista, los obispos prohibieron terminantemente a los sacerdotes mantener contactos con la policía, contactos que fueron definidos como "negativos".

Nombrado por Benedicto XVI metropolitano de Varsovia

Wielgus, hasta hace poco obispo de Plock fue nombrado por Benedicto XVI metropolitano de Varsovia, como sucesor del cardenal Jozef Glemp, que abandonó el cargo tras haberse jubilado.

Actualmente solo está en manos del propio Wielgus y del Papa una eventual cancelación de la ceremonia de asunción del cargo, fijada para el próximo domingo.

Expertos en temas relacionados con la Iglesia afirman que Benedicto XVI nombró a Wielgus arzobispo de Varsovia, aunque conocía bien su poco glorioso pasado, porque con ello quería poner fin a la caza de brujas que tiene lugar en Polonia en torno a la verificación de las biografías de sacerdotes.

En la Iglesia polaca se ha producido una honda división, ya que, por un lado, la mayoría quiere que se cierre el capítulo de la verificación de las biografías de los sacerdotes, y por el otro, hay importantes exponentes de la Iglesia, como el arzobispo de Gdansk, Tadeusz Goclowski, que consideran que lo que debería hacer la Iglesia es una profunda depuración.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento