Comillas
Palacio de Sobrellano Gobierno de Cantabria

Bañada por el mar Cantábrico, Comillas aúna lo mejor de la naturaleza y la más coqueta arquitectura. Un conjunto único enmarcado por un entorno natural y paisajístico de excepción. Por eso es uno de los rincones cántabros más visitados.

Comillas puede presumir de ser cuna de inspiración de los mejores maestros modernistas. Gaudí, Martorell o Llimona dejaron impresa su huella en la localidad marinera. El Marqués de Comillas fue el impulsor de las obras más emblemáticas de la villa.  

El Capricho de Gaudí
Parece extraído de las páginas de un cuento; un edificio que suma un diseño inteligente a la par que onírico. Se trata de una residencia de verano con fantasiosos torreones y característicos azulejos con el relieve de girasoles. De hecho, Gaudí desarrolló las estancias interiores para un aprovechamiento óptimo de las horas de sol, tal y como hacen los girasoles.  

Construido entre 1883-1885, el Capricho consta de semisótano, piso y buhardilla, con una torre lateral. Las fachadas muestran alternancia de franjas horizontales de ladrillo visto y frisos de cerámica con motivos vegetales de la flor y la hoja del girasol.

La Puerta de los Pájaros
La Casa de Moro necesitaba una portilla para coches. En 1900, el trabajo le fue encargado a Gaudí. Así nació algo más que un simple acceso para coches y personas… también para pájaros. Con desechos de piedra y materiales tradicionales en la construcción de muretes, el arquitecto creó un acceso lleno de fantasía. ¿Que por qué un agujero? Para que entren los pájaros.

Palacio de Sobrellano
Es obra del arquitecto Joan Martorell y se inauguró en 1888 se inauguró el Palacio de Sobrellano. Residencia de los marqueses de Comillas, el palacio es una miscelánea de estilos: desde el gótico civil inglés hasta un tratamiento de los relieves cercano a los mozárabes musulmanes, pasando por elementos palaciegos venecianos.  

A su lado está la Capilla-Panteón de los marqueses de Comillas, también de Martorell y con mobiliario de Antoni Gaudí. El modelo es el gótico perpendicular inglés y centroeuropeo; el resultado, una catedral en miniatura.

No hubo sitio para la estatua del ángel exterminador. En consecuencia, el marqués se la regaló a la Villa. Hoy preside el cementerio de Comillas, ubicado sobre un promontorio frente al mar.  
 
Completan la ruta modernista la Universidad Pontificia, el Santo Hospital de Comillas, la Fuente de Tres Caños y la Coteruca, casa de verano de la familia Riera.
 
Fuente: Guía Repsol. Rutas, mapas, restaurantes … ¡Planifica con nosotros tu viaje!