Juicio a Berlusconi
Un hombre sujeta una pancarta que reza "Piedad para Berlusconi y los italianos, ahora o nunca" frente a la sede del Tribunal Supremo en Roma (Italia). EFE/Guido Montani

El Tribunal Supremo de Italia ha confirmado este jueves la condena a 4 años de prisión al ex primer ministro Silvio Berlusconi por fraude fiscal en el caso Mediaset, aunque dispuso que la Corte de Apelación de Milán vuelva a calcular la pena de 5 años de inhabilitación.

La Alta Corte dispuso que se devuelva a la segunda instancia el caso para que reconsidere los plazos de inhabilitación, lo que le da un respiro a Berlusconi y a la coalición de Gobierno italiana, ante las consecuencias que podría haber tenido la salida inmediata de la vida pública del líder de uno de los partidos que la apoya.

Puede cumplir esta condena en arresto domiciliario o bajo tutela de los servicios socialesEsta sentencia acoge en parte la solicitud del fiscal general del Supremo, Antonio Mura, quien el pasado martes, en la primera vista del juicio, había pedido que se confirmara la condena a Berlusconi por fraude fiscal, aunque con una rebaja en la inhabilitación, que la Fiscalía cifró de 5 a 3 años.

Mura justificó esta rebaja alegando que es lo que marca la ley y que el Tribunal de Apelación de Milán no explicó por qué amplió el plazo a un lustro de inhabilitación, toda vez que considera a Berlusconi autor de la trama para defraudar al fisco.

El ex primer ministro, actual senador y cuyos abogados pidieron la absolución plena, verá reducida su pena de cárcel de cuatro a un año en base a la ley de indultos de 2006 y puede cumplir esta condena en arresto domiciliario o bajo tutela de los servicios sociales, puesto que supera los 70 años de edad.

Los abogados del ex primer ministro anunciaron que pretenden llegar hasta instancias europeasUna vez calculada la nueva inhabilitación, ésta no se activará de forma automática, ya que para ser definitiva tiene que superar un nuevo trámite en el Senado, que deberá decidir si acepta la decisión de los magistrados, y, si no lo hace, ha de abrirse un proceso por conflicto de competencias ante el Tribunal Constitucional.

El caso juzga la compraventa de derechos de transmisión de películas estadounidenses por valor de 470 millones de euros por parte de Mediaset —el grupo audiovisual de Berlusconi— entre 1994 y 1999 con un supuesto aumento artificial del precio de los derechos para evadir dinero al fisco y desviarlo a cuentas en el extranjero.

Los abogados del ex primer ministro italiano anunciaron que pretenden llegar hasta instancias europeas para recurrir la confirmación de la condena. Había muy sólidas razones y argumentos jurídicos para llegar a una plena absolución del presidente Berlusconi", afirmaron los abogados. "Valoraremos y perseguiremos cualquier iniciativa útil, incluso en las sedes europeas, para hacer que esta injusta sentencia sea radicalmente reformada", concluyeron.

Berlusconi no renuncia a la política

Berlusconi recibió la noticia de la confirmación de la condena en su residencia romana, el Palacio Grazioli, en compañía, entre otros, de su hija primogénita, Marina, y de su actual pareja, Francesca Pascale. El ex primer ministro expresó su intención de no renunciar a la política y la esperanza de que la condena haga que los ciudadanos abran sus ojos sobre el "sometimiento" que ejerce parte de los jueces sobre Italia.

¿Es así que Italia reconoce los sacrificios y compromisos de sus ciudadanos mejores? Il Cavaliere aseguró que en los últimos veinte años ha puesto todas sus fuerzas para intentar llevar una "revolución liberal" a su país y para situar a Italia como protagonista de la escena internacional y no como "subalterna" ante las potencias mundiales.

"A cambio del compromiso durante casi 20 años a favor de mi país, llegado casi al final de mi vida activa, recibo el premio de acusaciones y una sentencia fundada sobre la nada que me quita la libertad personal y los derechos políticos. ¿Es así como Italia reconoce los sacrificios y compromisos de sus ciudadanos mejores? ¿Es ésta la Italia que queremos y amamos?", dijo Berlusconi.

El ex primer ministro aseguró no rendirse y por eso insistió en la vuelta de su antiguo partido, Forza Italia, que se fusionó en 2009 en el actual Pueblo de la Libertad (PDL), un regreso en el que pretende que participen "los mejores jóvenes del mundo empresarial que se interesan por el destino de Italia".