Dirigentes del PP gaditano han iniciado contactos con el Gobierno a fin de lograr que el Ministerio de Industria "medie" con Iberdrola para que reconsidere su solicitud de cierre y desmantelamiento parcial de la central de ciclo combinado de Arcos de la Frontera y opte por solicitar una licencia de hibernación, ya que están convencidos de que "en pocos años" habrá una "gran demanda energética" en la provincia.

Así lo ha indicado a Europa Press Sebastián Ruiz, edil del gobierno local de Arcos y senador del PP, que achaca esta situación a "una mala planificación de la inversión por los responsables de Iberdrola" y también a la "mala planificación del sector eléctrico que ha existido por parte del Ministerio de Industria con el anterior Gobierno socialista de Zapatero".

Iberdrola ha confirmado que el pasado viernes presentó ante el Ministerio de Industria una solicitud de cierre y desmantelamiento parcial de la central de ciclo combinado de Arcos. En concreto, la compañía pretende clausurar uno de los tres grupos de este complejo energético, el número 3, que cuenta con 800 megavatios (MW) de los 1.600 MW totales de capacidad instalada de los que dispone el ciclo gaditano, según han indicado a Europa Press fuentes de Iberdrola, que precisan que se estima que el Ministerio puede tardar en responder a esta petición en torno a ocho o nueve meses.

Esta planta supuso una de las mayores inversiones industriales de Andalucía con 900 millones de euros. Las fuentes de la empresa han dejado claro que la plantilla no se verá afectada por esta clausura parcial. Actualmente la plantilla fija de la planta gaditana, propia de Iberdrola, está compuesta por 56 trabajadores.

Considera Ruiz que la posición de Iberdrola no obedece a la reforma energética, sino que es "un órdago". En este sentido, explica que en años anteriores el Gobierno ha tenido un bono de disponibilidad que suponía "una cantidad importantísima de millones de euros sobre la mesa para el sector eléctrico". Al darse prioridad a las renovables para evacuar a la red, dicho bono iba "principalmente dirigido a las térmicas de gas", ya que "los ciclos combinados parece que están solo para elevaciones de la demanda y cubrir picos".

Señala que "a Iberdrola le ha estado pagando el Gobierno por no funcionar, por tener esa central a disposición", y, de hecho, los otros dos grupos del complejo energético —de 400 MW cada uno— "llevan años parados". Así, "mientras ha cogido ese bono ha estado muy callada", pero la disponibilidad de fondos por la crisis actual ha obligado al actual Gobierno a anularlo.

Sin embargo, la reforma contempla lo que se denomina licencia de hibernación, que es la figura a la que los 'populares' proponen que se acoja la central, sobre todo teniendo en cuenta la inversión realizada por la compañía y las "altas expectativas de que haya una gran demanda eléctrica en pocos años en Cádiz, que se está reordenando para convertirse en una provincia muy industrial". En este punto, ha aludido a hitos como a la futura llegada del AVE, la puesta en marcha de Las Aletas "en breve" y a la próxima declaración de la provincia como Plataforma Logística del Sur de Europa.

A juicio del 'popular', no es comparable por parte de Iberdrola el cierre de Arcos con el de centrales como la de Pasajes (Guipúzcoa) o Aceca (Toledo), "algunas con 50 años y de tecnología de generación de carbón y fuel, es decir, muy contaminantes" y que están "amortizadas". Destaca que el tercer grupo de la central arcense, cuyo cierre solicita, se puso a funcionar "en 2004 tras una importantísima inversión". Por ello, insiste en la necesidad de que cambie de postura y "la mantenga hibernando para la futura demanda energética que va a tener".

Consulta aquí más noticias de Cádiz.