Baleares tendrá finalmente un objetivo de déficit del 1,47 por ciento para el 2013, por lo que el Govern ha mostrado su "satisfacción" por este objetivo diferenciado al entender que se trata de un reconocimiento a los esfuerzos llevados a cabo por la administración autonómica para conseguir el equilibrio presupuestario.

El conseller de Hacienda y Presupuestos, José Vicente Marí, ha entendido que esta decisión reconoce los esfuerzos de la CAIB por conseguir el equilibrio presupuestario, dado que en 2012 cerró con un déficit del 1,78%, lejos del 4,19% del año anterior, tras el mayor ajuste hecho en la historia de Baleares -de 634 millones de euros-, ha recalcado.