El sindicato UGT-A considera que "la gente piensa que esto ya no puede ir a peor" y alude al fenómeno llamado "optimismo veraniego andaluz".

En una nota, el sindicato ha aludido a datos extraídos de la Encuesta General de Opinión Pública de Andalucía, que se realiza desde 2002 por Capdea, Centro de Análisis y Documentación Política y Electoral de Andalucía, que apunta que "el 80,6 por ciento de los andaluces conocen a alguien que ha perdido su empleo en los últimos seis meses, y sin embargo el 67,3 por ciento piensa que su situación económica personal o familiar 'seguirá igual'".

El estudio apunta que "un 46,7 por ciento de los andaluces calificaría su situación como 'Buena', a pesar de que el nivel de vida ha caído en picado desde el inicio de la crisis", algo que se explica como el fenómeno denominado 'El optimismo veraniego andaluz'.

Según este estudio, en opinión de los andaluces, el desempleo (86,1 por ciento), continúa siendo el primer problema de la Comunidad, pero el 68,2 por ciento de ellos no cree que pueda perder su puesto de trabajo en los próximos meses.

"La gente piensa que esto ya no puede ir a peor", explica José Ginel, secretario de Comunicación de UGT-A, quien apunta que "desde otoño de 2007 han aumentado un 16 por ciento los andaluces que piensan que su situación seguirá igual, cuando es evidente a todas luces que hasta ahora ha empeorado, y que puede seguir haciéndolo", explica el sindicalista.

Agrega que el 54,4 por ciento de los andaluces afirmó en el verano del 2001 que su situación era buena o muy buena, y un 48,5 por ciento de ellos lo ha asegurado ahora. "Con la llegada del verano y el aumento del empleo temporal que refleja la pasada EPA, los andaluces aumentan sus expectativas, pero igual que la última Encuesta de Población activa no es más que un espejismo: cuando vuelva el invierno y se vaya el turismo, la pérdida de empleo y el pesimismo regresarán", ha agregado.

En cuanto a las expectativas de mejorar de los andaluces, "se han mantenido más o menos estables desde el verano de 2008, con excepción del otoño de 2011, cuando un 21,5 por ciento de los andaluces pensó que mejoraría". "Aquella encuesta se realizó justo antes de las elecciones, cuando la gente pensaba que de verdad Rajoy iba a sacarnos de la crisis. Después ya se vio que no", afirma Ginel.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.