La planta matricera Candemat, en Maliaño (Camargo), tiene desde este miércoles como nuevo propietario a la empresa catalana Dover tras haberse formalizado "a última hora de la mañana" la venta y firmarse las escrituras y su actividad puede arrancar "ya mismo".

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes de la Administración concursal, que han explicado que ahora sólo resta por que Hacienda, la Seguridad Social y el Fondo de Garantía Salarial, que son acreedores de Candemat, autoricen la transmisión.

Tanto los administradores concursales como Dover, que se ha subrrogado la deuda que tenía Candemat con estas tres administraciones, que asciende a unos 2,6 millones de euros, esperan contar con esta autorización en el "más breve plazo posible", en "uno o dos meses" para que la transmisión sea "definitiva".

Los administradores también dar por solucionado la situación de la plantilla, que era de 123 trabajadores, de los cuales 47 han sido despedidos y los otros 76 se han subrrogado y ya son empleados del comprador.

Según ha explicado a esta agencia, los 76 trabajadores que permanecen entrarán en un nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que, sin embargo, no se aplicará a todos porque la propietaria prevé tener trabajo al inicio para una treintena.

A medida que lleguen los encargos, los trabajadores en ERE irán incoporándose.

En declaraciones a Europa Press, los administradores han opinado que este final es "dentro de la desgracia, la menor desgracia" y han confiado en que las administraciones pública no lo impidan y concedan "rápido" la autorización de la transmisión.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.