La Conselleria de Educación, Cultura y Universidades ha decidido que los proyectos de TIL (Tratamiento Integral de Lenguas), rectificados por el Departamento de Inspección Educativa y no aprobados por los consejos escolares de los institutos IES Joan Ramis i Ramis, IES Cap de Llevant i IES Pasqual Calbó i Caldès, de Mahón, sean de aplicación para el próximo curso ante la comunicación oficial de los citados institutos de rechazo a las enmiendas presentadas por el Departamento de Inspección Educativa en relación a la aplicación de estos proyectos.

Así lo ha informado el Govern en un comunicado, en el que ha explicado que, "lamentablemente", la Conselleria "se ha visto obligada" a incoar con un expediente disciplinario a los directores de los tres centros "por desobediencia abierta a las órdenes o instrucciones de un superior".

Esta decisión, según el Govern, lleva emparejada una medida cautelar de suspensión provisional de funciones y sueldo con carácter inmediato. Además, la Conselleria ha señalado que los directores, a parte de ser funcionarios, son los representantes de la administración educativa en los centros, por lo que "tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir la normativa vigente".

Ambas medidas buscan "preservar la estabilidad del sistema educativo y los derechos de los alumnos, que, en ningún caso, se pueden ver afectados por una situación generada por una minoría del profesorado", según el Govern.

Por otra parte, la Conselleria ha expresado que lo que quiere evitar con esta decisión es la "inseguridad jurídica" que genera el que "una minoría" de centros no apruebe el proyecto lingüístico "adecuado" mientras sí lo ha hecho la "gran mayoría".

Por último, la Conselleria ha remarcado que "está abierta al diálogo" para "conseguir entre todos mejorar el sistema educativo siempre sin salir de la línea política aprobada mayoritariamente en las urnas que apuesta por una educación trilingüe".