Protestas contra el gobierno egipcio
Varios ciudadanos protestan contra el gobierno egipcio durante una manifestación convocada en la plaza de Tahrir, en El Cairo, Egipto. Cientos de manifestantes demandaron la dimisión del presidente de Egipto, Mohamed Morsi, y expresaron el descontento contra el actual mandatario. EFE

El Gobierno egipcio decidió este miércoles comenzar a adoptar "todas las medidas necesarias" para poner fin a las acampadas de los islamistas en El Cairo, al considerar que suponen "un peligro para la seguridad nacional y la paz social".

La ministra de Información, Dorreya Sharafedin, dijo, tras una reunión del Ejecutivo, que la decisión fue tomada basándose en "la gran autorización del pueblo en el trato con el terrorismo y la violencia".

Las autoridades amenazan desde hace más de una semana con desmantelar las acampadas de los partidarios del depuesto presidente Mohamed Morsi. En el comunicado leído por Sharafedin, el Gabinete asegura que la continuación de "la peligrosa situación" derivada de dichas protestas ha llegado a ser "algo inaceptable". La titular de Información dijo que el corte de carreteras y las amenazas contra la ciudadanía que implican supuestamente estas acampadas, son "un peligro para la seguridad nacional y la paz social".

Medidas

Ibrahim afirmó que se preparaban para desmantelar "muy pronto" las acampadas de los seguidores de MorsiEl Gobierno, encabezado por Hazem el Beblaui, subrayó, asimismo, que "la violencia y el terrorismo amenazan con derrumbar la patria". Por ello, el Ejecutivo señaló que ha pedido al Ministerio del Interior que adopte las medidas necesarias para "cumplir con la Constitución y la ley".

El pasado 27 de julio, el titular del Interior, Mohamed Ibrahim, afirmó que se preparaban para desmantelar "muy pronto" las acampadas de los seguidores de Morsi. Ibrahim dijo entonces que era importante preparar la operación para que no hubiera "muchos daños" y para contar con "una cobertura jurídica, con las denuncias de los vecinos" de Rabea al Adauiya y Al Nahda.

Fuentes de seguridad revelaron esta semana a Efe que se pretendía haber disuelto ya por la fuerza las acampadas de los islamistas, pero que la visita de la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, había frenado estos planes. Ashton abandonó el pasado martes El Cairo tras reunirse por un lado con las autoridades egipcias y por otro con representantes de los Hermanos Musulmanes y con el mismo Morsi, que se encuentra retenido por el Ejército desde que fue depuesto el pasado 3 de julio.