La Consejería de Pesca del Gobierno de Cantabria ha prohibido temporalmente la extracción de moluscos bivalvos en San Vicente de la Barquera, así como su comercialización, debido a la popularmente conocida como 'marea roja'.

Se trata de una medida cautelar que afecta a las especies de mejillón, almeja, muergo y ostra y que ha sido adoptada este miércoles tras detectarse la presencia de biotoxinas lipofílicas que podrían ocasionar trastornos intestinales al consumidor de estas especies.

Este tipo de toxinas aparecen por causas naturales debido a la aparición de ciertos tipos de microalgas en las aguas marinas que consumen los moluscos bivalvos, informa el Gobierno regional en nota de prensa.

La Dirección General de Pesca mantiene un programa de vigilancia y control de biotoxinas. Como parte de este programa, el Servicio de Laboratorio y Control de la Consejería de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural remite mensualmente al Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino, de la Xunta de Galicia, muestras recogidas en los puntos de control de las zonas de producción del litoral de Cantabria, para poder así determinar procesos tóxicos tanto en agua de mar como en los bivalvos.

Han sido los resultados analíticos realizados por el Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino los que han detectado estos niveles de toxicidad superiores a los establecidos para las biotoxinas lipofílicas (conocidas anteriormente como DSP o diarreicas).

La prohibición de extraer moluscos bivalvos en esta zona se irá levantando por especies a medida que los niveles de toxinas se sitúen en niveles establecidos por la normativa vigente como seguros para el consumo.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.