El Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha señalado este miércoles en Andratx que el Gobierno trabajará, en el caso del incendio de Andratx, "con los protocolos tradicionales de catástrofes nacionales de gran alcance poniendo en marcha todas las medidas de apoyo que tradicionalmente" se pone en estas ocasiones.

De esta manera, ha explicado que el Gobierno "tradicionalmente no hace las declaraciones de zona catastrófica", sino que "lo que aprueba es un decreto ley de medidas en caso de catástrofes naturales", cosa que, según ha informado, se producirá al final del verano "viendo los incendios que se han producido". No obstante, ha apuntado que se utilizará "la misma norma que se usa en los casos de catástrofes", como se hizo en los incendios de Valencia o la Gomera.

Así lo ha indicado el ministro tras la visita que ha realizado junto a la Reina, Doña Sofía, el Príncipe de Asturias y la Infanta Elena al centro de emergencias instalado en el Ayuntamiento de Andratx, con motivo del incendio originado el pasado viernes en este municipio mallorquín y que ha afectado ya a 1.800 hectáreas.

Arias Cañete ha señalado también que será cuando termine el verano y se pueda evaluar el "impacto" de todos los incendios forestales cuando se reúna la comisión de emergencia para "tomar las medidas oportunas y establecer los convenios de colaboración con las administraciones autónomas, en este caso con el Govern Balear para empezar los procesos de regeneración y de recuperación y limpieza de las masas forestales afectadas".

Por otra parte, ha destacado la labor de coordinación de las distintas administraciones y ha recordado que se "ha tenido que gestionar 29 medios" a la vez, una tarea que ha calificado de "ejemplar", puesto que ha supuesto "probablemente" el mayor despliegue de medios antincendios de los que han tenido lugar recientemente.

En este sentido, Arias Cañete ha señalado que éste ha sido el "primer gran incendio del verano" y ha manifestado que "ha roto la buena tendencia" que se había tenido durante el verano, puesto que el año pasado, por estas fechas, ya se habían quemado en España más de 150.000 hectáreas, mientras que este año, hasta la llegada de este fuego, la superficie afectada no llegaba a las 15.000 hectáreas, ha añadido.

Además, ha recordado que ha sido un incendio con unas "características especiales", puesto que se trata de una zona de "enorme sensibilidad medioambiental", con una orografía que hace difícil la accesibilidad.

Para finalizar, ha agregado que "lo único positivo de este lamentable suceso es que no ha habido percances para las personas con la excepción de un soldado que se ha deshidratado y uno que ha tenido un pequeño problema en un ojo".

Hablan con los vecinos

Tras conocer las instalaciones del operativo del control del incendio, los miembros de la Casa Real, junto a las autoridades locales y nacionales, se han dirigido hasta el operativo de voluntarios que está actuando en este siniestro.

Allí han podido hablar durante unos minutos con varios vecinos de Andratx, voluntarios y representantes de los hoteles y empresas que han colaborado, en especial, proporcionando alimentos, bebidas y alojamiento para afectados y miembros de las brigadas de extinción.

Por su parte, los vecinos se han mostrado muy agradecidos por la visita de parte de la Casa Real, a la que han despedido con una gran ovación al salir del recinto y con otra justo antes de subirse al coche.

Visita en helicóptero

Una vez terminada la visita, el ministro se ha subido a un helicóptero con el alcalde de Andratx, Llorenç Suau, para poder comprobar por vista aérea la zona afectada por las llamas y evaluar mejor los daños ocasionados.

Por su parte, el presidente del Govern, José Ramón Bauzá, ha agradecido a los mallorquines su solidaridad y ha mostrado su apoyo al amplio dispositivo de extinción de incendios que ha trabajado intensamente estos días en la zona.

La casa real se interesa por el operativo de control

La Reina Sofía, el Príncipe de Asturias y la Infanta Elena han llegado pasadas las 10.00 horas al centro de coordinación de emergencias instalado en el Ayuntamiento de Andratx.

El Príncipe Felipe conducía el vehículo en el que viajaba su madre, la Reina Sofía, en el asiento de copiloto, y su hermana, la Infanta Elena, en la parte posterior del vehículo.

A las puertas de acceso del Consistorio les esperaban el ministro de Medio Ambiente, el presidente del Govern, José Ramón Bauzá, la delegada del Gobierno en Baleares, Teresa Palmer, y el alcalde de Andratx, Llorenç Suau.

Tras los saludos protocolarios de los miembros de la Familia Real con las autoridades, todos ellos han accedido a las instalaciones que conforman el centro de cooperación y Emergencias que se ha instalado como consecuencia del incendio.