La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a un hombre a pagar casi 70.000 euros por utilizar un producto contra las malas hierbas que provocó daños en los nectarinos y melocotoneros de dos fincas colindantes a la que explotaba la sociedad civil de la que es representante el acusado.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la Sección Quinta de la Audiencia Provincial condena al acusado a pagar un total de 69.721 euros a los dueños de las fincas sobre la que vertió un producto contra las malas hierbas.

El suceso tuvo lugar en marzo de 2007, cuando el condenado aplicó un tratamiento contra las malas hierbas en una plantación de trigo que dañó "seriamente" a los melocotoneros y nectarinos de dos fincas colindantes. Por estos hechos, la aseguradora de su empresa indemnizó a los dueños de las fincas con 54.000 euros.

A pesar de que los centros meteorológicos de la zona declararon que no hubo viento durante dos días de marzo, la Audiencia Provincial lo considera "completamente irrelevante" a fin de demostrar la deriva del herbicida a las fincas afectadas, ya que el tractorista que realizó la fumigación señaló en la vista oral que esta duró 12 días.

Asimismo, la Sala afirma que los documentos del herbicida que se empleó durante la fumigación "contraindican su uso en los días de viento". Respecto a unas "boquillas especiales antideriva" que el condenado defiende que el tractorista usó en el terreno, la sentencia dice que "no hay pruebas suficientes de que su utilización sea realmente eficaz y evite la deriva del producto por el viento".

Además, el tribunal manifiesta que no es "concluyente" el hecho de que no se apreciaran trazas significativas del producto en las hojas analizadas de los árboles afectados, "pues los análisis se realizaron al cabo de un mes, tiempo suficiente para que hubieran desaparecido los rastros de este".

"Los daños fueron producidos por el uso imprudente del herbicida", sentencia la Audiencia Provincial.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.