El portavoz de Infraestructuras y Medio Ambiente del grupo socialista en las Corts, Francesc Signes, ha pedido este miércoles la dimisión de la consellera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, Isabel Bonig, por "su nefasta gestión de los residuos y consentir que éstos se hayan convertido en un arma arrojadiza dentro de las guerras internas del PP valenciano".

Signes se ha expresado en estos términos en un comunicado después de la reunión mantenida el lunes en el Consorcio de Residuos en la que 22 alcaldes del PP aprobaron exigir a la Generalitat que no se construya la planta de residuos de Llanera. El diputado socialista valenciano ha señalado que esta "maniobra" cabe enmarcarla "dentro de la guerra que el presidente de la Diputación, Alfonso Rus, mantiene con Alberto Fabra por el control del PPCV".

Por ello Signes ha pedido a Bonig su dimisión, por una parte, "ante su "manifiesta incapacidad" de controlar la gestión de los residuos a pesar de que esta ya aprobado el PIR 2010 y, por otra, "a la vista de lo sucedido en la reunión del lunes donde se ha esta demostrando que la gestión de los residuos además de ser utilizada por PP para favorecer a sus amigos y estar vinculada a la corrupción, ahora se emplea también para su propia batalla política y no para dar soluciones".

El responsable de Infraestructuras y Medio Ambiente del PSPV ha lamentado que ante esta situación, Bonig "no tenga capacidad alguna de poner orden ya que "todo esto le supera, no pueda llamar al orden a Rus" y, por eso, "la Generalitat acaba absteniéndose en el Consorcio, lo que pone de nuevo de manifiesto la incapacidad de la consellera para controlar la gestión de los residuos con independencia del mismo Plan Integral de Residuos (PIR)".

Por todo ello, Signes ha exigido a Bonig que "anteponga los intereses de los ciudadanos a sus intereses partidistas y evite el caos generado por las guerras internas del PP, y si no puede hacerlo dimita, ya que es evidente que al Condell se le va de las manos la gestión de los residuos, que vuelve a saltar por los aires a unos pocos meses de la aprobación del PIR 2010".

"Todo apunta —ha concluido Francisco Signes— a que asistiremos en el resto de consorcios a una situación parecida, y caerán como si de fichas de dominó se tratara".

Consulta aquí más noticias de Valencia.