El perfil del paciente admitido a tratamiento durante el año 2012 en las Unidades de Atención a Drogodependientes es el de un varón de nacionalidad española, desempleado, de unos 42 años, residente en una isla capitalina y policonsumidor de al menos cannabis y alcohol.

Así se desprende de la memoria de actuaciones en materia de drogodependencias correspondiente a 2012, que ha sido presentada este miércoles en rueda de prensa, en la que también se ha informado de que en este período más de 12.600 fueron atendidas en programas de adicción y 5.721 admitidas a tratamiento.

Según ha explicado el jefe de servicio de Atención a las Drogodependencias del Gobierno de Canarias, Baltasar Fernández-Da Ponte, el 84,4 por ciento de las peticiones fueron de hombres y un 15,6 por ciento, de mujeres. Por provincias, Las Palmas registró el 52,6 de los casos y Santa Cruz de Tenerife, un 47,4.

Mientras que el 52,5 por ciento estaba desempleado, el 20,2 por ciento tenía un empleo indefinido o temporal, un 9 por ciento estaba estudiando u opositando, y un 8,2 por ciento era pensionista, ha apuntado.

Por edades, entre los 16 y 29 años la principal atención fue por cannabis; entre los 30 y 37, por cocaína; entre 38 y 41, por heroína, y más de 42, por consumo de alcohol, según ha dicho Fernández, quien ha precisado que esto supone cifras similares a las de 2011.

En cuanto a la distribución por islas, ha señalado que Tenerife contó con más peticiones (42,4%), seguida de Gran Canaria (40,5%), Lanzarote (9%), La Palma (5,7%) y Fuerteventura (3,1%).

NACIONALIDADES

También ha apuntado que el 92,4% de las demandas fueron de ciudadanos españoles, a los que siguieron los colombianos y marroquíes (con un 1,6% para ambos casos), y los italianos (0,79%).

El jefe de servicio ha comentado que el cannabis y sus derivados motivaron el 29,51 por ciento de las admisiones; el alcohol, el 26,64 por ciento; la cocaína, el 20,42 por ciento, y la heroína, el 16,5 por ciento.

A ello ha agregado que las mujeres realizaron peticiones de admisión en un 33,9 por ciento de los casos por alcohol, en un 21 por ciento por cannabis, en otro 21 por ciento por cocaína y en un 15,3 por ciento por heroína; mientras, los hombres solicitaron tratamiento por cannabis en un 33,1 por ciento, por alcohol en un 25 por ciento, por cocaína en un 21 por ciento y por heroína en un 16,8 por ciento.

Según el responsable del servicio de Atención a las Drogodependencias, la droga secundaria mayoritaria fue el tabaco y la vía de consumo pulmonar se convirtió en la principal. En lo referido a la educación, un 36,3 por ciento había finalizado la primera etapa de Secundaria y un 34 por ciento contaba con estudios primarios.

Asimismo, ha puntualizado el paciente admitido a tratamiento suele residir en su casa o piso, acude por iniciativa propia y son más los casos en los que no ha acudido antes.

Por el de programa de Sustitutivos de Opiáceos pasaron 5.147 usuarios; por el de Libre de Drogas, 7.485; por las de Desintoxicación Hospitalarias, 545, y por las Unidades Residenciales de Atención a los Drogodependientes, 538.

Prevención y formación

Baltasar Fernández ha manifestado que se han realizado diferentes programas de prevención, de los que 33 se han centrado en el ámbito educativo, que han llegado a 329 centros y en los que participaron 41.245 alumnos y 1.302 profesores.

También ha habido actuaciones dirigidas al ámbito familiar, al laboral, al de ocio y tiempo libre, y a los medios de comunicación y redes sociales, ha expresado Fernández, quien ha resaltado que, además, se han llevado a cabo acciones formativas.

Descenso en el consumo

El director general de Salud Pública, José Díaz-Flores, ha precisado que el perfil del paciente es similar al del año 2011, y ha añadido que la tendencia del consumo de drogas se ha estancado y que en algunas sustancias ha descendido.

A propósito del alcohol en los jóvenes, ha indicado que destaca el denominado "atracón", consistente en emborracharse de forma "rápida y puntual", pero que no se trata de consumidores continuados, si bien ha destacado que es importante que se entienda el riesgo de estas prácticas.

También ha señalado que en Canarias no se tiene constancia "de forma importante" de casos de nuevas formas de consumir drogas, como por vía oral. "Lo conocemos más por los medios de comunicación que por que los centros de urgencia hayan tenido ingresos por ese tipo de prácticas", ha apostillado.