El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, acompañado por el concejal de Accesibilidad, Raúl López, ha informado este miércoles sobre la puesta en marcha de la iniciativa 'Viviendas para la promoción de la Vida Independiente. Escuela Municipal' mediante la cual el Ayuntamiento de la capital cede siete VPO a distintas asociaciones malagueñas para que sean habitas por personas con algún tipo de discapacidad

Este programa de estancia temporal en los denominados Pisos Escuela, impulsado por el Área de Accesibilidad con la colaboración del Instituto Municipal de la Vivienda (IMV), tiene como objetivo favorecer la autonomía e independencia de personas con discapacidad. Se trata de una iniciativa pionera a nivel nacional.

De esta forma, se trabaja en la plena integración en la sociedad de las personas con discapacidad y como instrumento fundamental se facilita el acceso a una vivienda adaptada en la que puedan desarrollar una vida autónoma mediante sus propios medios.

Para el desarrollo e este proyecto se ha firmado un convenio de colaboración con los colectivos Atolmi, Amappace, Aproinla, Asociación Provincial Síndrome Down de Málaga y Asociación por la Vida Independiente (AVI). Los recursos municipales aportados para este proyecto son siete viviendas de VPO situadas en distintos barrios de Málaga cedidas, de forma gratuita por el IMV, a las entidades que participan en el proyecto.

Se trata de inmuebles situados en planta baja, cuatro de ellas adaptadas para personas con movilidad reducida, dos situadas en calle Joaquín Gaztambide y otras dos en calle Navarro Ledesma. Los otros tres inmuebles restantes, adaptados para personas con discapacidad intelectual, se ubican en calle Jaboneros.

Por su parte, las entidades del tejido asociativo aportan el equipamiento de las viviendas, así como el voluntariado para la coordinación del proyecto y seguimiento de los candidatos a habitar las mismas, ha señalado el primer edil en rueda de prensa.

Al tratarse de estancias temporales enfocadas a adquirir las habilidades necesarias para desenvolverse de forma autónoma se ha fijado un plazo máximo de permanencia de un año para cada usuario, siendo los gastos derivados del uso de la vivienda asumidos por las asociaciones colaboradoras.

El alcalde de Málaga ha visitado este miércoles una de las viviendas que ya está siendo habitada por dos personas con discapacidad, y que está gestionando la asociación malagueña Atolmi. En el resto de pisos se está desarrollando la iniciativa con distintas actividades durante el día como primer paso para en los próximos meses poder posibilitar la estancia completa en los mismos. Los colectivos mencionados están llevando a cabo el proyecto con 18 personas con discapacidad física o intelectual.

Requisitos establecidos en el convenio de colaboración

El Área de Accesibilidad recibe las solicitudes de los usuarios canalizadas a través de las entidades adheridas al convenio, siendo la concejalía la que valore y seleccione al usuario ocupante de la vivienda destinada a la ejecución del Programa de Vida Independiente, conforme a los requisitos establecidos en el protocolo de coordinación.

En cuanto al perfil de los usuarios: deben ser mayores de 18 años; estar empadronados en el municipio de Málaga; ser personas con discapacidad reconocida —con documento correspondiente— no siendo condicionante el grado y nivel de dependencia —si lo tuviera—, y tener capacidad económica suficiente para poder llevar a cabo el programa de forma independiente. En el caso de la existencia de una Incapacitación Legal, es necesario la autorización expresa del Tutor Legal.

Los requisitos básicos para el acceso a los pisos escuela son: la persona solicitante deberá hacer una petición expresa de participación en el piso escuela a cualquiera de las asociaciones firmante del convenio; la persona solicitante o la entidad que lo propone para el acceso al piso deberá acreditar que el usuario aporta los recursos de personal necesarios en función de sus capacidades para la vida autónoma; cada asociación que reciba las solicitudes para incorporación en este programa trasladará dichas propuestas al Área de Accesibilidad.

Como último requisito, la persona que vaya a ser usuario ocupante de la vivienda deberá estar al corriente en el cumplimiento de las obligaciones tributarias o frente a la Seguridad Social impuestas por las disposiciones vigentes.

El Área de Accesibilidad coordina el programa con los usuarios y con las entidades a través de las cuales se han canalizado las solicitudes. En este punto, las entidades colaboradoras se responsabilizan de: el buen uso de los pisos; la calidad en la estancia; el cumplimiento de los objetivos marcados en el proyecto de estancia; el cumplimiento de las obligaciones económicas que conlleve la incorporación y permanencia en el programa; retorno de la vivienda en perfecto estado al finalizar el período estipulado o bien con anterioridad si se diera alguna de las causas previstas de resolución por anticipado del compromiso de estancia en la misma.

Por último, las organizaciones que colaboran deberán hallarse al corriente en el cumplimiento de las obligaciones tributarias o frente a la Seguridad Social impuestas por las disposiciones vigentes.

Consulta aquí más noticias de Málaga.