Unas monjas de clausura hacen pinitos en el ladrillo

Urbanizarán un terreno de 75.000 metros cuadrados.
Curas roqueros como el padre Johnny, polémicos y cotillas como Apeles o monjas chóferes como sor Citroën. Son casos curiosos de religiosos que se han hecho famosos por temas que no están relacionados de forma directa con la Iglesia.El último caso está en Paterna. Allí, las monjas de clausura de Santa Catalina se han convertido en urbanistas para trasformar el terreno de 75.000 metros cuadrados donde tienen el convento, junto al complejo Heron City, en un nuevo acceso a la pista de Ademuz con rotonda, jardines, una zona comercial, un gran aparcamiento público de 600 plazas y, de paso, hacerse un nuevo convento.

El concejal de Urbanismo de la localidad, Vicente Aleixandre (Esquerra Unida), explica: «Un par de promotores presentaron propuestas para hacer un Plan de Actuación Integrada (PAI) y urbanizar la parcela. Cuando avisamos a las monjas, como dueñas del suelo, nos presentaron una alternativa y al ser la más beneficiosa para Paterna, el pleno la aprobó el 21 de diciembre».

Mostrar comentarios

Códigos Descuento