El consejero de Presidencia y Portavoz del Gobierno del Principado de Asturias, Guillermo Martínez, ha criticado este miércoles el proyecto de ley de reforma de la Administración local diseñada por el Gobierno central. A juicio de Martínez, el texto "crea confusión" y traslada el problema de la financiación a las comunidades autónomas.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Martínez ha advertido que en Asturias sería la Administración autonómica la que tendría que ocuparse de competencias de servicios que dejen de prestar con los ayuntamientos. "La reforma no dice de dónde viene la financiación", ha lamentado, añadiendo que el ahorro de los ayuntamientos no puede hacerse a base de un "gasto extraordinario" de las CCAA.

Además, Martínez considera que el texto podría incluso suponer una "invasión" de competencias. Se ha referido así a la prohibición de crear entidades locales, una facultad reconocida en el Estatuto de Autonomía asturiano. Por poner ejemplos de las incertidumbres que se han creado se ha referido también a los viveros de empresas. "Actualmente dependen de los ayuntamientos, pero el proyecto no aclara qué pasará con ese servicio ni quién lo financiará", ha explicado.

Pero lo peor, según el consejero, será la drástica reducción de servicios y la pérdida de empleos que conllevará. "Es una reforma muy lesiva para la autonomía local", ha indicado, sin descartar que los servicios jurídicos del Principado puedan actuar contra la futura norma que salga del trámite parlamentario.

Consulta aquí más noticias de Asturias.