El maquinista del tren descarriado en Santiago
Francisco José Garzón Amo, en una foto de su Facebook.

Francisco José Garzón Amo, empleado de Renfe desde el año 1982 e imputado por 79 homicidios imprudentes, señaló el domingo al juez Luis Aláez que el sistema de frenado automático en el Alvia que pilotaba el 24 de julio solo entra en funcionamiento a partir de los 200 kilómetros por hora y tras avisos previos.

Si hubiese pasado la señal en verde a 204 kilómetros por hora me hubiera provocado el frenadoEl maquinista, en su declaración, reconoce que no sabe en qué iba pensando justo antes de llegar al compostelano barrio de Angrois, donde hace una semana se produjo un accidente con el saldo de 79 muertes y más de 150 heridos, también que debería ir a 80 en el punto 83,400, donde se registró el siniestro, y que el frenado tendría que haberlo hecho él antes, puesto que de ello se encarga el conductor, "no la máquina".

"Señoría, le digo sinceramente que no lo sé, no estoy tan loco como para no frenar". Dice que no tomó alcohol antes de comenzar a trabajar, tan sólo café, y que el iPad lo usaba para consultar el libro de órdenes de Renfe y la ruta.

A la pregunta del magistrado instructor, que se interesa por cuándo entra en funcionamiento el sistema automático de frenado, el ferroviario de Monforte (Lugo) responde que éste salta una vez superado el límite que marca la vía y la señal: "Si hubiese pasado la señal en verde a 204 kilómetros por hora me hubiera provocado de urgencia el frenado automático".

"Iba con dos o tres minutos de retraso"

En otra parte de su testimonio, el maquinista, que en algunos momentos no comprende alguna pregunta que se le formula y pide que se la especifiquen, aunque no esquiva ninguna, admite que el tren iba "con dos o tres minutos de retraso", y consultado por si al cumplir los horarios la empresa incentiva y en caso contrario sanciona, afirma que "me incentiva todos los meses, y si no cumplo con las normas de seguridad, entonces es cuando me sanciona".

En caso de demora, "lo único que me puede decir la empresa es 'usted llegó tarde, ¿por qué llegó tarde?', y yo lo justifico y punto. No pasa nada".  Las devoluciones de billete, asegura, se producen a partir de 21 minutos de retraso, pese a que desconoce de cuánto es el reintegro, "no estoy seguro, pero creo que un 25 por ciento".

Garzón Amo no dice nada acerca de la llamada que le hizo el interventor, Antonio Martín Marugán, minutos antes de la tragedia, una conversación de la que se supo por vez primera tras el desprecintado y volcado de las cajas negras, y que hoy el maquinista reconoció ante el juez Luis Aláez al prestar declaración de manera voluntaria.

Es que todo va en que yo debo saber que en ese punto debo ponerme a 80 km/h, nada más En cuanto a si levantó o no el pie del pedal del hombre muerto, Garzón tampoco se muestra muy seguro. "No lo sé, el pedal de hombre muerto lo tenemos como inercia ya, muchas veces ni nos enteramos de que hacemos la secuencia, son secuencias cortas de siete segundos", afirma.

"Una cosa es que sea un instante, pero usted circula cuatro kiómetros a una velocidad muy superior a lo que suele hacerlo", comenta el juez en un determinado momento. La respuesta del maquinista es concisa: "Cuatro kilómetros a 200 kilómetros por hora van muy deprisa". Aun así, en ningún momento Garzón da crédito a lo sucedido, que sigue sin comprender cómo pudo despistarse de tal modo.

Tampoco trata de poner excusas, asegura que no había problemas en las vías, ni en el vehículo ni en los sistemas ASFA o ERTMS: "Es que todo va en que yo debo saber que en ese punto debo ponerme a esa velocidad [80 kilómetros por hora], nada más".

Francisco José Garzón Amo, que el domingo pasado aún no había visto información del accidente ni en prensa ni en televisión, ha empezado a recibir apoyo psicológico. Tras el siniestro ingresó en el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), centro que abandonó el sábado. Rechazó la ayuda de profesionales durante su estancia y ha sido a la salida cuando ha aceptado finalmente ayuda psicológica.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.