Roca dice que la opinión del TC no le merece respeto desde la sentencia del Estatut

  • Considera constitucional la ley catalana de consultas populares.
  • Las cautelas de la Carta Magna en materia de referéndums fueron introducidas para "evitar que la extrema derecha provocara una involución democrática".
  • Cree que se trata de un debate político y no constitucional.
Miquel Roca i Junyent.
Miquel Roca i Junyent.
ATLAS

Uno de los padres de la Constitución Miquel Roca Junyent ha considerado este martes que la Ley de Consultas que elabora el Parlament "es plenamente constitucional", y que aunque el actual Tribunal Constitucional pueda decir lo contrario su opinión "no me merece ningún respeto" desde la sentencia del Estatut.

"¿Cómo se puede respetar un TC que tolera que artículos idénticos o casi idénticos que ha declarado inconstitucionales en el Estatuto de Cataluña sigan vigentes en Andalucía y otras comunidades?", ha preguntado Roca, durante su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Institucionales (CAI) del Parlament, que debate el proyecto de Ley de Consultas Populares por vías distintas a los referendos.

Roca ha recordado que, en un momento como el presente en que los partidos e instituciones son cuestionados por una parte importante de la ciudadanía, "hay una tendencia clara de las democracias occidentales a favorecer cualquier tipo de consulta o de mecanismo de participación ciudadana".

"Hay un deseo de que los ciudadanos sean consultados con más frecuencia que cada cierto tiempo con motivo de unas elecciones", ha apuntado Roca, y "puesto que se piden nuevas formas de participación, es evidente que un proyecto de ley de consultas por vías diferentes a los referendos está totalmente justificado".

Respeta la Constitución

Según Miquel Roca, el texto del proyecto de ley respeta el requisito de diferenciar el censo del que se utiliza en las elecciones y referendos, y "donde se pueden centrar las discrepancias es en el marco competencial" puesto que hoy en día "hay muchas administraciones que se interfieren".

Ha recalcado, en este sentido, que con la Constitución en la mano, "estoy plenamente convencido de la constitucionalidad de la Ley de Consultas, pero también tengo la impresión de que el TC actual dirá todo lo contrario de lo que digo yo", aunque, ha advertido, "no me merece ningún respeto su opinión".

Según Miquel Roca, "desde la sentencia del Estatuto catalán no me puedo creer nada de lo que diga este tribunal, y todo es opinable desde luego, pero yo participé en la redacción de la Constitución española, por lo que me parece que sé de lo que hablo".

Roca ha precisado que su intención no era menospreciar al TC, los miembros del cual, ha matizado, "me merecen todo el respeto personal, pero no así su posicionamiento colectivo".

Al responder a las preguntas que le han planteado los portavoces de los grupos de la Cámara, el exportavoz de CiU en el Congreso ha explicado que "los recelos y cautelas que hay en el redactado constitucional por lo que respecta a la convocatoria de referéndums fueron introducidos para evitar que la extrema derecha española provocara una involución democrática pidiendo, por ejemplo, un referéndum sobre la pena de muerte".

Roca ha querido dejar claro que si la Ley de Consultas es declarada inconstitucional lo será "por motivos políticos y no jurídicos", y ha recordado cómo en ciertas ocasiones se ha hecho "una lectura inteligente de la Constitución", por ejemplo para suprimir el servicio militar obligatorio o para que el matrimonio también sea válido para las parejas homosexuales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento