Barba, traje ajustado y garras afiladas. Estas son las señas de identidad de Lobezno, el personaje más emblemático en la carrera de Hugh Jackman que ha confesado que también utiliza el atuendo del mutante fuera del set de rodaje para menesteres más íntimos.

Con motivo de la promoción de Lobezno Inmortal, que en España se estrenó este miércoles pero que en Estados Unidos ve la luz este viernes 26 de julio, Jackman confesó, en tono de broma y en presencia de su esposa, Deborra-Lee Furness, que ha mantenido relaciones íntimas disfrazado del mutante de las garras de adamantium.

Su mujer, cómplice

Hay momentos que es muy util como por ejemplo en la cocina para hacer ensalada La mujer del actor australiano, ni corta ni perezosa, entró al trapo y aseguró que "es muy difícil" convivir con Jackman porque lleva las garras puestas "siempre". Hay momentos, reconoce, que es muy util −como por ejemplo en la cocina para hacer ensalada, pero la mayoría del tiempo las garras son un inconveniente.

"¡Oh, Dios mío, es horrible!", exclamó entre risas Deborra-Lee Furness en declaraciones recogidas por el diario británico The Sun en las que se quejó de que la afición de su marido por las garras de Logan les está costando un dineral en ropa de cama.

Hugh también fue interrogado por la influencia de su esposa, con la que contrajo matrimonio en 1996, ha tenido en su carrera. Una cuestión para la que Jackman se puso un poco más serio y sentenció: "No sería la cuarta parte del hombre que soy ahora sin ella".

Lobezno inmortal es la sexta película en la que Jackman encarna a Logan, un personaje al que dio vida por primera vez en el año 2000 en la primera entrega de X-Men y que repetirá en X-Men: Days of Future Past, la próxima película de la franquicia que verá la luz en mayo del próximo año.