La Federación Extremeña de Ajedrez pone en marcha un programa para facilitar la integración social de discapacitados

La Federación Extremeña de Ajedrez desarrolla desde el pasado mes de junio en Badajoz, Cáceres y Mérida un proyecto de colaboración con entidades dedicadas a la integración social de personas con autismo y con discapacidad visual y auditiva.
Ajedrez sin barreras
Ajedrez sin barreras
CEDIDA

La Federación Extremeña de Ajedrez desarrolla desde el pasado mes de junio en Badajoz, Cáceres y Mérida un proyecto de colaboración con entidades dedicadas a la integración social de personas con autismo y con discapacidad visual y auditiva.

'Ajedrez sin barreras, que cuenta con el patrocinio de la Fundación Jóvenes y Deportes, se compone de tres programas: "Ajedrez y Autismo", "Ajedrez y Deficiencia Auditiva" y "Ajedrez y Deficiencia Visual".

En Mérida, han acogido el proyecto la Asociación de deficientes auditivos de Badajoz y provincia (Adaba) y la ONCE. En esta última se imparten sesiones de perfeccionamiento a un grupo de afiliados a la organización, que prepara su participación en el próximo torneo abierto en septiembre.

Según indica la federación en una nota de prensa, y como resultado del "gran éxito de acogida" del programa por parte de sus participantes, podría conformar "el primer equipo federado en ajedrez compuesto íntegramente por afiliados del colectivo ONCE".

En Badajoz, el proyecto se viene desarrollando con "gran acogida" en la sede pacense de Adaba, en la Asociación de Personas Sordas de Badajoz (Aspersoba) y en la Asociación de Padres de Niños Autistas de Badajoz (Apnaba).

En Cáceres colaboran en el proyecto la Asociación de Familias con personas con TEA (Aftea) y 'El taller de los sueños', ambas especializadas en personas con autismo.

Los tres programas están demostrando ser "grandes herramientas integradoras" en las que muchos jóvenes compiten con adultos, e incluso, algunos van acompañados de familiares y amigos ajenos a las asociaciones.

La federación destaca "singularmente" el programa destinado al autismo, por su "aspecto novedoso" y por su "excelente acogida". Este programa se está desarrollando en grupos reducidos por la necesidad de atención cuasi-individualizada que demandan los asistentes.

La iniciativa permite "una metodología activa y participativa", presentando la información de forma "lúdica y motivadora", desarrollando la empatía y comprensión de las estrategias del oponente, y con el objetivo final de que el ajedrez sea "una herramienta de ocupación de su ocio y tiempo libre".

Belén, la madre de uno de los alumnos que participan en el proyecto en Apnaba, ha señalado que se trata de "una magnífica iniciativa", aunque lamenta que sea "relativamente corta", por lo que espera que pueda tener continuidad.

"En casa estamos muy ilusionados porque creemos que le ayudará a mejorar en la capacidad de concentración y en la toma de decisiones, así como a asumir las derrotas con deportividad", ha señalado Belén.

Por su parte, Inma, una de las participantes, de 14 años, señala que no ha faltado a ninguna de las clases porque le gustan "mucho". "Además aprendo cosas y puedo jugar con mi hermano en casa, porque siempre me gana".

Asimismo señala que le gustan los grupos reducidos porque así "la atención es mejor", así como que ha conocido a muchos chicos y chicas con los que puede relacionarse. "Cuando salgo de clase estoy deseando llegar a casa y poner en práctica los conocimientos y poder ganar a mi hermano o a mi padre".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento