Madonna, Elton John, Bruce Springsteen o Sting piden libertad para las Pussy Riot

  • Más de cien artistas se unen al llamamiento de Amnistía Internacional.
  • Dos miembros del grupo siguen encarceladas tras un juicio "terriblemente injusto".
  • Fueron acusadas de "vandalismo por motivos de odio religioso".
Las integrantes de Pussy Riot Maria Alyokhina (izq), Yekaterina Samutsevich (centro) and Nadezhda Tolokonnikova (dcha.) en el Tribunal Municipal de Moscú.
Las integrantes de Pussy Riot Maria Alyokhina (izq), Yekaterina Samutsevich (centro) and Nadezhda Tolokonnikova (dcha.) en el Tribunal Municipal de Moscú.
Maxim Shipenkov / Efe

Más de un centenar de músicos y cantantes, entre ellos Adele, Bono, Madonna, Yoko Ono, Patti Smith, Bruce Springsteen, Elton John y Sting, se han unido al llamamiento mundial lanzado por Amnistía Internacional (AI) en favor de la liberación de las dos integrantes del grupo feminista punk ruso Pussy Riot que siguen encarceladas, con ocasión de la celebración, esta misma semana, de las vistas donde se decidirá su libertad condicional.

Aparte de los mencionados, la lista incluye a los grupos y cantantes Bryan Adams, Joan Baez, Jeff Beck, Björk, Rubén Blades, Jackson Browne, Tracy Chapman, The Chemical Brothers, The Clash, Coldplay, Django Django, Franz Ferdinand, Peter Gabriel, Bob Geldof, PJ Harvey, Billy Joel, Mark Knopfler, Sean Lennon, Annie Lennox, Paul McCartney, Alanis Morissette, James Morrison, Radiohead, Paul Simon, Pete Townshend y el resto de la banda U2, entre muchos otros.

En una carta abierta, coordinada por Amnistía Internacional en el marco de la campaña que está llevando a cabo para conseguir la puesta en libertad de Maria Alekhina (de 25 años) y Nadezhda Tolokonnikova (de 23), los músicos expresan su apoyo a ambas integrantes de Pussy Riot y advierten de que el juicio "terriblemente injusto" y el posterior encarcelamiento de las dos mujeres ha atraído el interés de los "artistas, músicos y ciudadanos de todo el mundo".

"Aunque comprendemos que protestar en un lugar de culto puede herir susceptibilidades, pedimos a las autoridades rusas que revisen estas duras condenas para que podáis regresar con vuestros hijos y vuestras familias y reanudar vuestra vida", añade el texto. "Doy las gracias a Pussy Riot por creer firmemente en la libertad de expresión y hacer que todas las mujeres del mundo se sientan orgullosas de ser mujeres", ha declarado en particular Yoko Ono.

"Varios músicos me han dicho que si no se puede interpretar una canción de protesta sin temor a ser detenido es que algo va muy mal", ha manifestado la portavoz de Amnistía Internacional, Lucy Macnamara. "Esperemos que las autoridades rusas recapaciten y dejen finalmente en libertad a Maria y Nadezhda", ha agregado.

Las vistas sobre la posible libertad condicional van a celebrarse casi un año después del comienzo del juicio contra Maria Alekhina, Nadezhda Tolokonnikova y Ekaterina Samutsevich, todas ellas acusadas de "vandalismo por motivos de odio religioso" después de haber celebrado una 'misa punk' y haber interpretado una canción de protesta en la principal catedral ortodoxa de Moscú en febrero de 2012 en contra del presidente Vladimir Putin.

Las tres mujeres fueron declaradas culpables y condenadas a dos años de prisión, aunque Samutsevich recibió posteriormente la libertad condicional. En cambio, los recursos de Alekhina y Tolokonnikova fueron rechazados, tras lo cual ambas presentaron sendas solicitudes de libertad condicional que se analizarán esta misma semana en los tribunales superiores regionales.

El acto de protesta de Pussy Riot fue una de las muchas movilizaciones contra Putin en el periodo previo a las elecciones presidenciales rusas de marzo de 2012. Según AI, el Gobierno ruso ha adoptado desde entonces diversas medidas de restricción de la libertad de expresión, reunión y asociación, entre ellas la aprobación de una ley de reforma del Código Penal que prevé hasta tres años de prisión por los "actos públicos que pretendan ofender los sentimientos religiosos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento