El calor y una mayor interacción con el medio acuático "dispara" el número de ahogados en Galicia

Un experto asegura que las playas gallegas "son muy seguras" y señala el "atrevimiento excesivo" como una de las causas de estos accidentes
Playa
Playa
EUROPA PRESS

Una mayor interacción del ser humano con el medio acuático debido al buen tiempo y el calor continuado ha "disparado" el número de ahogados en Galicia en la primera quincena de julio, en la que el 112 ha contabilizado siete fallecidos, entre ahogamientos en playas y ríos y accidentes en el agua no relacionados con el ocio.

Así lo ha explicado, en declaraciones a Europa Press, el técnico de Operacións e loxística de la Axencia Galega de Emerxencias (Axega) José Antonio Argibay, quien ha comentado que los factores que llevan a estos ahogamientos pasan por "la interacción del ser humano con el medio acuático, que se trata de un medio hostil, con lo cual cualquier interacción con un medio hostil hay que extremar las precauciones".

"Si le añadimos el factor geográfico, somos una comunidad con 1.675 kilómetros de costa; 720 playas; mil ríos y piscinas, tenemos mucho entorno acuático accesible", ha indicado, para sumar como tercer factor la temperatura. "Llevamos un mes de julio en el cual las temperaturas están resultando altas o extremadamente altas y la gente busca zonas donde se pueda relajar y esté fresco", ha apostillado.

Por ello, ha considerado que si el verano fuera "menos cálido" habría gente que "elegiría otro tipo de opciones". "Como está resultando un verano cálido más gente está interactuando con el medio acuático", ha afirmado, para precisar, además, que "desde que empezó julio no ha habido días malos, con lo cual todos los días son susceptibles para desplazarse a un entorno acuático".

Argibay ha comentado, no obstante, que "no todas las personas que mueren en las playas fallecen ahogadas" y ha apuntado "grupos de riesgo" como los niños, que "son más vulnerables", y las personas mayores. "Juntas todo y ahí están las razones del porqué este año se está disparando el número de ahogados", ha sostenido.

Datos y perfil

En la primera quincena, según las cifras apuntadas por el técnico del 112, en toda España se ha registrado "una media de dos personas ahogadas por día en julio" —hasta el día 12— y a 11 de julio había 22 ahogados en todo el país.

En Galicia, en concreto, el 112 ha registrado en la primera quincena de julio como ahogadas tres personas: una en el mar y dos en ríos. A estas suma otra cuatro víctimas por "incidentes en el mar" relacionados con actividad profesional en el medio acuático.

"Todos los años suele haber ahogados. No es tampoco un año tan extraordinario, pero éste se han juntado este mes por los factores comentados y, sin embargo, el año pasado incluso hubo algo más, pero se han repartido en todo el verano", ha manifestado Argibay.

Sobre el perfil de los ahogados en Galicia, Argibay ha indicado que "habiendo mantenido unas mínimas medidas de precaución se podía haber evitado" el accidente y ha relatado que "suele ser gente joven sin problema de salud" pero "por no mantener unas normas básicas de seguridad empiezan los problemas". "Muchas veces se trata de gente que sabe nadar, y sabe nadar muy bien, y les lleva a un atrevimiento excesivo en el entorno acuático y eso conlleva al accidente", advierte.

Otra tipología que ha apuntado se refiere a los niños, "que no conocen el peligro y necesitan muy poca agua para poderse ahogar". "Siempre la responsabilidad va a ser de los adultos", ha abundado, para añadir accidentes en arenales de personas mayores con afección en su salud "y la playa es un desencadenante".

"Lo normal en cualquier parte es el perfil de persona joven, que tiene accidentes por atrevimiento excesivo o ver a alguien en peligro e intentar salvarlo. La persona que se está ahogando es la que se salva y la que intenta el rescate se ahoga", ha manifestado, para advertir de que "el desconocimiento de medidas de salvamento acuático lleva a que esas personas lleguen a fallecer".

"El ahogamiento está muy relacionado con la actividad humana y no dominar el medio acuático. Hay una falsa creencia de que el saber nadar elimina todos los peligros. Elimina alguno, pero no soluciona todos los problemas", ha afirmado, para explicar que el socorrista "tiene que saber nadar, tener resistencia, mantener la calma, bucear... Es un compendio de habilidades y conocimientos que le permiten ese control, ese dominio del medio acuático".

CONSEJOS

Por todo ello, Argibay ha insistido en que "siempre hay que implementar medidas para garantizar la seguridad y pasa siempre por implicar a los usuarios de los espacios acuáticos naturales, que asuman su parte de responsabilidad".

Así, ha recordado un eslogan del año pasado, 'El mejor socorrista, el bañista', para incidir en que Galicia "es una comunidad puntera en tema de salvamento". "Lo que ocurre es que son más de 1.600 kilómetros de costa, más ríos y piscinas. Cubrir todo eso no hay administración que lo soporte", ha sentenciado al ser preguntado si son suficientes los socorristas contratados.

En este sentido, aconseja "bañarse en zonas vigiladas por profesionales" y conocer el área en la que uno se va a bañar —teniendo en cuenta profundidad y zonas de corrientes— y "no arriesgarte".

Otras recomendaciones pasan por no bañarse nunca solo; nadar, si es posible, paralelo a la orilla y no perpendicular; y en caso de asumir algún tipo de riesgo "lo fundamental es tener alguien al lado que pueda ayudar en un primer momento". Además, aconseja prestar "especial atención a los niños, respetar las horas de digestión, no tomar excesivamente el sol, entrar al agua de manera progresiva y no de golpe, y asegurarse que el fondo es el adecuado si se hace una zambullida desde un punto elevado".

También ha indicado que se debe "hacer caso de las indicaciones del servicio de salvamento y de las banderas". "Siguiendo estas recomendaciones, podemos pasar un buen verano", ha sentenciado, para concluir que "las playas gallegas son muy seguras".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento