Los novios, Juan y Martín, dieron a conocer su discriminación en una carta enviada a 20 minutos en octubre. La Concejalía de Economía decidió, tras leer la noticia, abrir una investigación de oficio para esclarecer si se había producido un caso de discriminación.

El Ayuntamiento, tras escuchar la versión de la pareja de contrayentes y la de los dueños del restaurante, que pertenece a una fundación de Navarra de inspiración cristiana, estableció el pasado 18 de diciembre una sanción de 12.000 euros. Una cantidad elevada, pues la multa por discriminación a un cliente oscila entre 3.000 y 15.000 euros. El restaurante ha anunciado que recurrirá dicha sanción.