Antiguos pacientes de centros de reinserción de drogadictos piden regresar por no saber adónde ir

La crisis económica dificulta todavía más la reinserción de personas que superan las drogadicciones
Antiguos pacientes de centros de reinserción de drogadictos
Antiguos pacientes de centros de reinserción de drogadictos
ASOCIACIÓN EGUEIRO

Antiguos pacientes de centros de reinserción de drogadictos reclaman volver al no saber adónde ir, según ha explicado este martes el coordinador de la Asociación Egueiro, Jaume Vilanova, que cuenta con cuatro centros terapéuticos y varios pisos de reinserción en Catalunya, uno de ellos en Ponts Lleida.

La situación del mercado laboral está dificultando enormemente la labor de reinserción social de las personas que superan una drogadicción en alguna de las comunidades terapéuticas que funcionan en Catalunya, incluidas las que cumplen medidas penales alternativas en estos centros, ha asegurado la asociación en un comunicado.

"Hay personas que una vez acabada la medida penal no tienen adonde ir, no encuentran trabajo y deciden quedarse con nosotros", ha afirmado el coordinador de la entidad en un encuentro con medios en el centro de Torre Blanca de Ponts Lleida, especializado en la formación prelaboral de los desintoxicados y en la que conviven 20 pacientes.

Sobre su futuro también han hablado a los medios dos pacientes que están siguiendo terapia en la Masía de Torre Blanca: "Poco a poco vas viendo la luz en el túnel ya que las rutinas que aprendemos aquí para ser más reflexivos nos ayudan ante determinadas situaciones que pueden llevarnos al consumo", ha explicado Enric Carlos Castellá, de 41 años, en Egueiro desde agosto de 2012.

Castellà, que trabajó 11 años de camionero, cumplía hoy su último día en la masía de Ponts, la segunda fase de su tratamiento: "Después de 8 meses aquí me iré a vivir a un piso tutelado de la Asociación en Valls y comenzaré la tercera fase que es la última", ha contado en a los medios a los que ha explicado que espera rehacer su futuro con el apoyo de la familia.

Consumidor de alcohol y cannabis desde los 8 AÑOS

Con 24 años, José Soto Giménez es el benjamín de los 20 usuarios de la masía de Torre Blanca y uno de los que cumplen por orden judicial el programa de Medidas Penales Alternativas.

Consumidor de alcohol y cannabis desde los 8 años y con un amplio pasado delictivo, Soto reconoce que tras dos años aquí ha aprendido a escuchar a los demás.

"Antes no escuchaba a nadie. Además en los talleres de forja y carpintería aprendemos un oficio", ha relatado.

"Quiero estudiar, sacarme el carné de conducir y hacer en el futuro cosas de provecho", ha dicho pensando en su futuro.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento