Ramon Espadaler
El conseller de Interior de la Generalitat, Ramon Espadaler, en su comparecencia ante los grupos del Parlament catalán. María Belmez/ACN

Una investigación interna de los Mossos d'Esquadra por el caso de la pérdida de un ojo de la ciudadana Ester Quintana en la manifestación de la huelga general del pasado 14-N en Barcelona ha desvelado a la conselleria de Interior catalana que una de las brigadas móviles que habían negado hasta ahora estar en la hora y en el lugar de los hechos aquel día sí que se encontraba durante el incidente.

Lo acaba de confirmar en una rueda de prensa convocada de urgencia en la tarde de este martes el conseller d'Interior de la Generalitat Ramon Espadaler.

Espadaler ha indicado a los medios que, ocho meses después, los seis integrantes de dicha brigada móvil, la Dragó 414, han admitido lo que han estado negando todo este tiempo: que estaban en el cruce de Gran Vía con Passeig de Gràcia, en el lado mar, el día 14 de noviembre.

Dicha confesión se deriva de una investigación propia de la policía autonómica que continúa abierta bajo la supervisión de la autoridad judicial. El conseller deja en manos del juez la decisión de conocer quién hirió a Quintana. La mujer fue lesionada entre el Passeig de Gràcia y la calle Casp. La comunicación se ha hecho al titular del juzgado de instrucción número 11 de Barcelona, Francisco González Maillo dada su relevancia, aunque Espadaler estima que no son hechos "concluyentes".

Grave indisciplina

La investigación interna de los Mossos sigue abiertaLa conselleria de Interior puso el pasado lunes en conocimiento del juzgado dicha confesión y ha retirado al caporal y a los seis agentes de la brigada de las tareas de orden público y de brigada móvil, aunque siguen trabajando dentro del cuerpo policial.

El departament d'Interior también ha procedido a abrir una información reservada para obtener más datos sobre  este "grave incumplimiento disciplinario", ha afirmado Espadaler.

El conseller ha añadido más detalles: "Los agentes han reconocido que bajaron a excepción del conductor del vehículo y lanzaron una salva sin proyectil". Y ha seguido:"Son hechos novedosos y por eso los comunicamos, aunque no nos corresponde a nosotros sino al juez evaluarlos".

"Hemos tardado ocho meses en saberlo pero demuestra la voluntad de los mossos y de la conselleria de llegar hasta el final en la verdad de lo que sucedió", ha apostillado.

Geolocalizar los furgones policiales

Los agentes, en su declaración ante la propia policía, reiteran que no dispararon ninguna pelota de goma pero sí una salva sin proyectil.

Desde Interior están pensando "seriamente" en la posibilidad de geolocalización de los agentes y las furgonetas policiales para evitar situaciones como las que le costaron un ojo a Ester Quintana. Espadaler aseguro que su equipo "está avanzando en esta dirección".

A día de hoy, la conselleria sigue manteniendo la teoría del principio: que los mossos no dispararon pelotas de goma pese que el juez ha imputado al escopetero y al subinspector de otra furgoneta de la unidad Dragó-40 al considerar que las lesiones oculares sufridas por Quintana son compatibles con el impacto de una pelota de goma.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.