Snowden, en Rusia
Primera imagen difundida por Wikileaks de Edward Snowden (centro) junto a Sarah Harrison (izquierda), asesora de Wikileaks, durante una reunión mantenida con grupos de derechos humanos. WIKILEAKS

El antiguo informático de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA) Edward Snowden mantiene aún en secreto una importante cantidad de información comprometedora que podría convertirse en "la peor pesadilla" para Estados Unidos si fuera revelada, según ha asegurado el autor de los artículos de The Guardian elaborados a partir de las filtraciones de Snowden, Glenn Greenwald.

"Snowden cuenta con suficiente información como para causar más daño al gobierno estadounidense él solo en un minuto del que cualquier otra persona haya tenido jamás en la historia de Estados Unidos", ha afirmado Greenwald en una entrevista concedida en Río de Janeiro al diario argentino La Nación.

Sin embargo, ha matizado Greenwald, "ése no es su objetivo". "Su objetivo es dejar al descubierto programas informáticos que personas en todo el mundo utilizan sin saber a qué están exponiéndose y sin haber aceptado conscientemente ceder sus derechos a la privacidad", ha explicado el periodista estadounidense.

Si algo le sucede a Snowden, toda la información será reveladaEn cuanto a la seguridad de Snowden, Greenwald cree que "el gobierno estadounidense debe estar de rodillas todos los días rogando que nada le ocurra a Snowden, porque si algo le llega a suceder, toda la información será revelada y ésa sería su peor pesadilla". En concreto, ha señalado que existen varias copias de documentos en poder de personas en distintos puntos del mundo y, si muere Snowden, esos documentos serían hechos públicos. "Ésa es su póliza de seguro", ha indicado Greenwald.

Greenwald denunció que "no se puede confiar" en el sistema judicial estadounidense cuando "se trata de personas acusadas de poner en peligro la seguridad nacional del país".

Por otra parte, Greenwald ha apoyado la decisión de Snowden de pedir asilo a Rusia hasta que pueda viajar a América Latina. "En América Latina se siente una simpatía natural hacia Estados Unidos, pero a la vez hay un resentimiento grande por políticas históricas puntuales de Washington hacia la región", ha indicado.

En ese sentido, ha recordado el incidente del avión del presidente boliviano, Evo Morales, retenido durante doce horas en Viena por la sospecha de que Snowden viajaba en él. "Lo que sucedió con el avión de Evo Morales en Europa provocó una reacción muy fuerte, fue tratado como si Bolivia fuera una colonia y no un Estado soberano", ha argumentado.

El presunto programa masivo de espionaje estadounidense afecta también, según Greenwald, a aquellos países de América Latina que tienen un avanzado sistema de telecomunicaciones.

"Una forma de interceptar las comunicaciones es a través de una corporación telefónica en Estados Unidos que tiene contratos con empresas de telecomunicaciones en la mayoría de los países latinoamericanos", explicó.

Greenwald puso en duda que haya una fuerte reacción de los Gobiernos mexicano o colombiano, pero dejó abierta la puerta a que otros del continente, como el de Argentina y el de Venezuela "estén dispuestos a tomar acciones concretas".

Rusia sigue a la espera

Veinticuatro horas después de que Edward Snowden, el extécnico de la CIA reclamado por la Justicia de Estados Unidos, anunciara su decisión de pedir asilo político en Rusia, las autoridades rusas aún no habían acusado recibo de su petición formal.

"No hemos recibido ninguna solicitud de Snowden", declaró el jefe del Servicio Federal de Migración (SFM) de Rusia, Konstantín Romodánovski, a la agencia Interfax.

En caso de que se reciba la petición de asilo, agregó Romodánovski, "ésta será examinada de acuerdo a lo que establece la ley".

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, declaró que "para obtener asilo político hay que cumplir determinados procedimientos, y el primer paso es dirigirse al Servicio Federal de Migración".