Nueve meses de tregua marcados por la constante kale borroka y el robo de armas en Francia

  • La banda ha emitido cinco comunicados desde el inicio de la tregua.
  • Ha alertado de que se defendería de "los ataques contra Euskal Herría".
  • El alto en la kale borroka sólo ha durado el primer mes.
  • Visita nuestro especial sobre el alto el fuego de ETA.
El 22 de marzo ETA anunció un el fuego. (ARCHIVO)
El 22 de marzo ETA anunció un el fuego. (ARCHIVO)

ETA y su entorno violento han estado presentes en la vida política vasca durante los nueve meses transcurridos desde el alto el fuego, en los que ha habido más de un centenar de actos de violencia callejera y la banda terrorista ha fijado su postura en ocho pronunciamientos de distinto tipo.

En estos nueve meses, ETA había cumplido hasta hoy su compromiso de no cometer atentados, ni siquiera los ataques sin víctimas que la organización terrorista había perpetrado desde el 30 de mayo de 2003, cuando asesinó en Sanguesa (Navarra) a los policías Julia Embide Luna y a Bonifacio Martín Hernández, sus últimos asesinatos, hasta el inicio del alto el fuego.

El alto el fuego 'total' duró sólo un mes

Pese a ello, el cese total de la violencia duró exactamente un mes, hasta que el 22 de abril se registró un ataque de violencia callejera contra la ferretería de un concejal de UPN en la localidad navarra de Barañain, que sufrió un incendio intencionado que obligó a desalojar 56 viviendas y cuyo humo afectó a tres policías municipales y a un bebé de 10 meses.

Batasuna calificó de "muy graves" estos hechos y se solidarizó con los vecinos afectados, aunque no expresamente con el edil propietario del negocio atacado, en un gesto que se interpretó como un cierto desmarque de la violencia pero que posteriormente no tuvo continuidad.

La kale borroka fue noticia cada mes desde el inicio de la tregua

A partir de este ataque todos los meses se han producido actos de "kale borroka", con sabotajes contra cajeros automáticos, autobuses, estaciones de Euskotren y, sobre todo, sedes de partidos políticos, en especial del PNV y del PSE/EE.

La condena al preso de ETA Iñaki de Juana Chaos, por las amenazas vertidas en dos artículos de opinión, y sus dos huelgas de hambre han sobrevolado también el desarrollo del alto el fuego y han servido de argumento para las movilizaciones constantes y las acciones de "kale borroka".

Algunos de ellos han revestido especial gravedad, como el asalto al Ayuntamiento de Pasaia, el 7 de octubre, o el ataque a dos policías municipales en Bilbao el pasado 10 de noviembre.

Como ocurrió durante la tregua de 1998, ETA ha dado a conocer periódicamente su análisis de la situación, esta vez en forma de cinco comunicados (puedes ver el último aquí ), una entrevista en el diario Gara, una aparición pública en el acto de homenaje a sus militantes muertos en Oiartzun (Guipúzcoa) y un boletín interno.

Todas estas intervenciones han sido rechazadas por la mayoría de los partidos, que las han visto como intentos de "tutelar" el proceso, a lo que la izquierda abertzale, por boca de Batasuna, ha replicado que ETA tiene derecho a aportar su opinión sobre la situación política.

Todos los comunicados de ETA

El primer comunicado fue difundido el 22 de marzo y en él ETA anunció un alto el fuego indefinido que comenzaría dos días después, mientras que un día después la organización terrorista remitía una segunda nota al diario Gara en la que expresaba su disposición a "impulsar un proceso democrático en Euskal Herria" mediante "el diálogo, la negociación y el acuerdo".

El 14 de mayo el diario Gara publicó una entrevista a la cúpula de ETA, en la que los terroristas condicionaban la solución política del "conflicto" a un acuerdo sobre "la territorialidad y la autodeterminación".

El tercer comunicado se hizo público el 14 de junio y en él ETA instaba al Gobierno francés a implicarse en el proceso, mientras que una semana después, el 21 de junio, la organización terrorista remitió un cuarto escrito en el que emplazaba a las "autoridades españolas" a "adoptar y cumplir sus compromisos de alto el fuego, garantizando el cese total de la represión".

En su quinto y último comunicado, el 18 de agosto, ETA incrementaba la acritud de su tono, advertía de una situación de crisis del proceso y alertaba de que "respondería" si continuaban "los ataques contra Euskal Herria".

Además de los mensajes, el 23 de septiembre ETA hizo una aparición en el monte Aritxulegi, en la localidad guipuzcoana de Oiartzun, donde tres encapuchados armados con rifles subieron al estrado durante un acto de homenaje a los terroristas muertos y leyeron un mensaje en el que advirtieron de que la banda armada seguiría "empuñando las armas firmemente" hasta lograr "la independencia y el socialismo en Euskal Herria".

El 4 de noviembre se conoció el contenido del boletín interno de ETA Zutabe , editado en el mes de octubre, denunció de nuevo una "crisis del proceso", de la que responsabilizó al Gobierno.

El robo de las armas, un punto de inflexión

Sin embargo, la acción más preocupante atribuida a ETA fue el robo de 300 revólveres y al menos 50 pistolas en la localidad francesa de Vauvert, el 23 de octubre, que llevó al Gobierno a revisar la verificación del alto el fuego permanente decretado por la organización terrorista.

También se han conocido informaciones contradictorias sobre la extorsión a los empresarios, ya que mientras el presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra, Juan Manuel Ayesa, ha denunciado en varias ocasiones la recepción de nuevas misivas, las últimas el pasado mes de octubre, la patronal vasca Confebask ha mantenido desde el inicio del alto el fuego que no le "consta" que ETA continúe reclamando el llamado "impuesto revolucionario" .

Mostrar comentarios

Códigos Descuento