Urbanizaciones, campos de golf, solares... En 2007 todos los terrenos españoles quedarán registrados fotográficamente a través de imágenes aéreas que se irán renovando cada dos años.

El Plan Nacional de Ortofotografía es una de las nuevas medidas que la Dirección General del Catastro tiene previsto poner en marcha desde el año que viene para prevenir fraudes inmobiliarios.

Para 2007 estará lista la primera edición de este mapa del territorio nacional, que actuará como una alerta temprana sobre posibles fraudes en nuevas parcelaciones que deberán ser incluidas en las bases catastrales, aunque no hayan sido inscritas por sus propietarios.

Así, podrá controlar el desarrollo urbanístico en los 800 municipios españoles (11%) que concentran el 80% de inmuebles.

La nueva ley de Prevención de Fraude Fiscal (en vigor el próximo 1 de enero) y el Plan de Prevención, de febrero de 2005, contemplan otras fórmulas como la iniciada en noviembre, por la que las empresas suministradoras de energía están obligadas a incluir la referencia catastral de los inmuebles en los nuevos contratos, mientras que los antiguos tendrán un periodo transitorio de seis meses, hasta mayo de 2007.

Precio real del mercado

Los nuevos sistemas de la Administración, como el observatorio catastral del mercado inmobiliario, permitirán conocer los precios de mercado de los inmuebles para poder adaptar los valores catastrales que se aplican en impuestos como el IBI.

Con la información de escrituras y anuncios de venta de pisos en Internet y prensa, un nuevo sistema informático basado en la inteligencia artificial calcula el valor real de los inmuebles y permite descubrir el precio fijado en la oferta y el final de la escritura.

«Sólo en el 15% de los casos el precio de venta declarado ante notario corresponde con el que figuraba en los anuncios», indicó Jesús Miranda, director general del catastro.

EL LADRILLAZO EN ESPAÑA: