El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, tratará de convencer este jueves al vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, de que no obligue a España a recuperar alrededor de 3.000 millones de euros de ayudas ilegales concedidas a los astilleros españoles entre 2005 y 2010 mediante el sistema de bonificación fiscal conocido como 'tax lease'.

Soria acude a Bruselas acompañado de una nutrida delegación de la que formarán también parte el lehendakari Íñigo Urkullu y los presidentes autonómicos de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, y de Asturias, Javier Fernández. También asistirán a la reunión con Almunia, que está previsto que empiece a mediodía, los secretarios generales de Comisiones Obreras y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, así como representantes del sector.

El ministro de Industria ha anunciado que presentará al vicepresidente del Ejecutivo comunitario argumentos "sólidos, solventes y conforme a la legalidad europea" para que reconsidere su decisión, que según las autoridades españolas abocaría al sector naval a desaparecer.

"Espero que lo podamos convencer y reconsidere el anuncio que ha hecho", ha dicho Soria. Los argumentos que presentará la delegación española se ajustan además a la "confianza legítima y al principio de seguridad jurídica", al tiempo que pondrán énfasis en que la UE ha mostrado una "absoluta inacción" durante "muchísimos años" con respecto al 'tax lease' español, ya que sólo actuó en 2011 a raíz de una denuncia de Holanda.

Tras varias semanas de alegar que la legislación europea le impide perdonar a España la devolución de las ayudas públicas ilegales, Almunia flexibilizó el pasado 3 de julio su postura y admitió por primera vez que todavía hay "margen" para revertir su decisión, pero sólo si el Gobierno presenta "nuevos argumentos".

"Hasta el día en que la Comisión toma las decisiones, las decisiones no están tomadas. Eso es una tautología pero que hay que tenerla en cuenta porque es así", señaló el vicepresidente. "Hay margen, en la medida en la que haya argumentos para que ese margen pueda ser utilizado", aseguró.

En este sentido, Almunia reclamó a Soria y a los presidentes económicos que la reunión de este miércoles esté "bien preparada". "No vale la pena tener una reunión que no esté preparada porque sería repetir unos y otros argumentos que conocemos prácticamente de memoria", ha avisado Almunia.

"Hay que intentar en los próximos días volver a analizar el caso, ver si hay nuevos argumentos, discutir los nuevos argumentos que pueda haber", dijo el responsable de Competencia.

El Ejecutivo comunitario tiene previsto adoptar su decisión final sobre la devolución de las ayudas a los astilleros el próximo 17 de julio. Almunia sostiene que no son los astilleros los que deberán reembolsar los fondos sino los inversores y los armadores.

Consulta aquí más noticias de Asturias.