Cámaras de fotos
Selección de las mejores cámaras de fotos que hay en el mercado para este verano. ARCHIVO

La tecnología digital ha reactivado el mundo de la fotografía de forma increíble y ha  democratizado la posibilidad de hacer fotos con un coste mínimo. Gracias a la facilidad de uso de las cámaras y con algunos trucos de procesado, ahora logramos que las imágenes obtenidas parezcan mucho mejores que las que se obtendrían en las mismas condiciones con película fotográfica. El resultado es que cualquiera, con un poco de conocimiento, puede alcanzar resultados profesionales inalcanzables tiempo atrás.

Además, ahora las fotografías se comparten de forma rápida y sencilla usando diversos modos: redes sociales, correo electrónico, mensajería instantánea, etc.

La medida justa

Todos sabemos que las cámaras réflex pueden llegar a ofrecer una calidad increíble, pero es igualmente conocido que casi ninguno necesitamos ni fotos de grandísima resolución, ni mecanismos ultraveloces, ni cargar con un kilo y pico de equipo para hacer fotos de nuestras vacaciones.

Aunque es lícito aspirar a obtener la máxima calidad posible, muchas veces existen soluciones más eficaces para que cada aficionado se sienta cómodo y obtenga fotografías de calidad perfectas para sus necesidades. La clave es buscar la cámara adecuada para el tipo de fotografía que quieres hacer, no la que te quieren vender como si fueses un profesional de guerra.

Existen productos para cada perfil de usuario en precio y prestaciones que, además, pueden incluir funciones interesantes y bastante útiles. Podemos encontrar modelos que integran conectividad Wi-Fi para compartir las imágenes y controlar la cámara desde el móvil, otros que ofrecen la posibilidad de sumergirse en el agua o que disponen de una pantalla abatible para poder encuadrar desde posiciones complicadas.

Los tres puntos claves

Lo habitual es que la publicidad o las tiendas nos avasallen con los megapíxeles y el zoom de la cámara, y está bien conocer esta información. Pero hay un trío de características importantes y que definen su calidad global. Son el objetivo, el sensor y el procesador.

El objetivo u óptica define el ángulo de cobertura y el factor de acercamiento (zoom) de la cámara. No te dejes cegar por valores que no vayas a usar y ten en cuenta que los buenos objetivos suelen tener una lente frontal grande.

Cuantos más megapíxeles, más nitidez, pero también necesitarás más GB de capacidadCada cámara tiene su personalidad y el sensor es el que define la respuesta en color, sensibilidad y resolución de las fotos. Cuantos más megapíxeles, más nitidez, pero también necesitarás más GB de capacidad para almacenarlas. Si el tamaño físico del sensor es grande, las imágenes tendrán menos ruido cuando se saquen fotos en escenas con poca luz.

Finalmente, el procesador o cerebro del sistema es un elemento que nunca se ve y que es la auténtica inteligencia de la cámara. De él depende aprovechar mejor o peor la información obtenida por el sensor a través del objetivo, así como la velocidad general de la cámara –puesta en marcha, autoenfoque, ráfagas, etc.–.

En conclusión, busca la cámara que resuelva tus inquietudes y mejor se adapte a tus requerimientos reales. Dedica todo el tiempo posible a descubrir sus funciones y aprende a utilizarla bien, te sorprenderás con todas las cosas que puede hacer incluso la cámara más sencilla. Ten por seguro que le sacarás más partido que a una cámara más grande y compleja en el 99% de los casos.

¿Qué es eso de las 'mirrorless'?

Más compactas y ligeras que las réflex, mantienen la posibilidad de cambiar objetivos y ofrecen una calidad de imagen similar. Son las llamadas cámaras mirrorless. Su éxito se cimienta en ofrecer sencillez de uso sin renunciar a un control avanzado (para quien lo quiera), la versatilidad de las ópticas intercambiables y una calidad por encima de lo que puede necesitar cualquier aficionado avanzado. Eso sin olvidar la comodidad de un cuerpo y unos objetivos más pequeños y ligeros.