La Sección Sexta de la Audiencia provincial de Las Palmas ha condenado a cinco años de prisión a J.P.G., vecino de Gáldar (Gran Canaria) por un delito continuado de abusos sexuales a la hija de su pareja sentimental cuando ésta tenía 14 años de edad.

Además, se le prohíbe aproximarse a la menor, así como a su domicilio, a su lugar de estudio y a cualquier lugar donde se encuentre. Tampoco podrá interactuar con la chica, mientras que deberá indemnizarla con 6.000 euros en concepto de daños morales.

Según informa el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), el procesado comenzó a amenazar y coaccionar a la joven en 2002, cuando tenía 14 años, el fin de satisfacer sus impulsos sexuales mediante caricias y tocamientos.

En un primer momento, la chica se negó a este tipo de prácticas, por lo que el imputado se valió de la ascendencia que tenía sobre ella —al ser su padrastro y pareja sentimental de su madre—.

Además, amenazó a la menor con contar a su madre y abuelos que ya había mantenido relaciones sexuales completas con su novio, consiguiendo de esta forma doblegar la voluntad de la víctima a mantener las relaciones.

Por otra parte, a partir de los 17 años —de 2004 a 2005—, la menor se enamoró del imputado y en varias ocasiones, tres o cuatro, tuvieron lugar relaciones sexuales completas, estimándose que en esta etapa las relaciones que tenían lugar cuando la menor visitaba al imputado, eran voluntarias.

Finalmente, como consecuencia de tales abusos, la menor presentó secuelas consistentes en miedo cuando oye la llave en la cerradura, recordando cuando entraba el procesado a abusar de ella, teniendo miedo.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.