Una auditora de la Cámara de Cuentas de Andalucía ha asegurado este miércoles que Invercaria, la empresa pública de inversión en capital riesgo de la Junta de Andalucía, "incumplía" la orden de incentivos sobre el fomento de la innovación y el desarrollo empresarial y que "no había procedimiento alguno" a la hora de conceder dichos incentivos, según han informado a los periodistas fuentes del caso.

Esta auditora, jefe del equipo que elaboró el informe de fiscalización sobre Invercaria correspondiente al año 2009 que propició esta investigación, ha declarado como testigo ante el juez de Sevilla que investiga las preguntas irregularidades en Invercaria y ha ratificado punto por punto dicho informe, en el que se aludía al abono de retribuciones a tres trabajadores contratados por Invercaria "que no prestan de forma justificada sus servicios en ella" y a los gastos de representación abonados en la etapa de Tomás Pérez-Sauquillo como presidente por importe de 25.101,09 euros.

En su declaración, y según las mismas fuentes consultadas, esta auditora de la Cámara de Cuentas ha asegurado que "los expedientes que le entregaban estaban incompletos" y que Invercaria "incumplía la orden de incentivos" referida, lo que conllevaba que los beneficiarios ya no tuvieran que cumplir los requisitos legales exigidos sino los que Invercaria decidiera".

De este modo, la auditora ha dicho que "su opinión técnica inicial era que no podía emitir una opinión favorable sobre las inversiones de Invercaria", pero los órganos superiores de la Cámara de Cuentas "le hicieron cambiar ese párrafo en contra de su opinión".

Al hilo de ello, la testigo ha recalcado que, "de haberse seguido el procedimiento de la orden, habría habido menos riesgo de menoscabo de los fondos públicos".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.