Efectivos de la Guardia Civil de Cuenca han detenido a ocho integrantes de un grupo de descuideros que habían intentado robar en casas contiguas a tiendas en las localidades de Cañaveras y La Ventosa, respectivamente.

Sobre el medio día del día 8, la Guardia Civil tuvo conocimiento que varios individuos habían intentando cometer un hurto en una tienda de la localidad de La Ventosa, no llegando a consumar el delito porque varias personas, que habían sido alertadas por un vecino, entraron en la tienda y les obligaron a huir.

A través del Centro Operativo Complejo (C.O.C.) de la Guardia Civil de Cuenca, que gestiona el teléfono de urgencias, 062, se supo que estas mismas personas habían sido sorprendidas cuando intentaban robar en una vivienda anexa a una tienda de Cañaveras, empleando para ello unas llaves que habían sustraído previamente.

La Guardia Civil alertó a las patrullas cercanas e inició un dispositivo de búsqueda de la furgoneta monovolumen en la que había huido estos delincuentes, que fue interceptada cuando circulaba por la carretera que une las localidades de Chillarón y Navalón.

La Guardia Civil detuvo a los ocupantes del monovolumen por la tentativa de robo de Cañaveras, imputándole también el hurto de La Ventosa, según ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

Varios de los detenidos tenían antecedentes policiales por haber cometido hurtos en lugares dispersos por toda la geografía nacional e, incluso, una de ellas había sido detenida en el mes de febrero pasado por un hurto cometido en Santa María de los Llanos, donde utilizó el mismo vehículo que en esta ocasión. Todos los detenidos son de nacionalidad rumana, con edades comprendidas entre los 53 y 23 años de edad.

Modus operandi

Estos individuos acuden a poblaciones pequeñas, donde localizan establecimientos abiertos al público con viviendas anexas, que generalmente constituyen el domicilio del propietario del establecimiento y entretienen a las personas que atienden al público. Mientras tanto, otros miembros de este grupo aprovechan para introducirse en las viviendas contiguas y hurtar rápidamente los objetos de valor que encuentran.

Todos ellos abandonan el lugar en el vehículo utilizado para llegar hasta la localidad, una vez cometido el delito, dándose a la fuga por carreteras secundarias.

La Guardia Civil ha detectado que, en algunas ocasiones, utilizan un segundo vehículo, que no llega a entrar en la población y es utilizado para recoger los objetos sustraídos.

Este segundo vehículo, cuya existencia es desconocida para las víctimas, los testigos y para la propia Guardia Civil, abandona el lugar al no haberse establecido aún su relación con el robo y con el vehículo que haya podido ser detectado en las inmediaciones del domicilio de la víctima.

De esta forma, al haberse desprendido de los objetos hurtados, será más difícil para la Guardia Civil establecer la relación entre los individuos identificados y el hurto.

Para evitar estos hechos es fundamental la colaboración ciudadana, determinante en este caso por la rapidez con la que se produjo la comunicación de la presencia de individuos sospechosos en las dos poblaciones al teléfono 062, de urgencias de la Guardia Civil.

Las diligencias instruidas, junto con los detenidos, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Cuenca.

Consulta aquí más noticias de Cuenca.