REUNIÓN DE MINISTROS DE FINANZAS DEL EUROGRUPO
El miembro alemán del comité ejecutivo del BCE, Jörg Asmussen, ríe junto al ministro de Economía español, Luis de Guindos, durante la reunión de ministros de Finanzas del Eurogrupo. Olivier Hoslet / EFE

Los ministros de Economía de la eurozona han dicho este lunes que el rescate bancario para España va "por el buen camino" y han dejado para otoño el debate sobre el final del programa, aunque han pedido al Gobierno de Mariano Rajoy que mantenga el ritmo de las reformas.

"Hemos celebrado que el programa sigue yendo por el buen camino", ha dicho el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, al término de la reunión. "España ha cumplido hasta ahora las condiciones del programa y respetado todos los plazos", ha resaltado. "Hemos invitado a las autoridades españolas a mantener el impulso reformista", ha explicado Dijsselbloem. "No hemos discutido el final del programa o lo que sucede después. La siguiente revisión es en septiembre, así que ese puede ser un buen momento para mirar hacia delante", ha indicado.

El vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ha insistido en que el rescate bancario español "va por el buen camino" y "ya ha ayudado a mejorar la situación del sector bancario". "El sector bancario español está recuperando la salud y la resistencia. Es muy importante para la recuperación económica de España que el programa de reforma del sector bancario tenga éxito y que la reparación del sector bancario se complete pronto", ha indicado Rehn.

A su juicio, el éxito del rescate bancario "es una condición necesaria para que el crédito fluya a las empresas y los hogares". "He subrayado la importancia de la aplicación eficaz del programa en todos sus aspectos para garantizar la estabilidad financiera y la recuperación en España", ha apuntado el vicepresidente.

El Eurogrupo ha discutido los resultados del tercer informe de evaluación del rescate español elaborado por los inspectores de la troika que visitaron Madrid a finales de mayo. El informe reclama al Gobierno español que mantenga una vigilancia reforzada sobre el sector financiero por considerar que todavía persisten riesgos debido a la mala situación económica y a la caída del sector inmobiliario.El texto final se publicará este miércoles.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha celebrado que el informe de la troika certifica que se han cumplido todas las condiciones y que "el sector bancario español no necesita más capital". No obstante, Guindos ha eludido pronunciarse sobre las opciones de salida cuando concluya el programa. "Vence a principios del mes de enero, a principios del año que viene, y ahí expira, ahí acaba", se ha limitado a señalar al ser preguntado por si España se librará entonces de la supervisión de la troika.

Draghi vislumbra la recuperación hacia finales de año

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha dicho por su parte que vislumbra la recuperación económica en la Unión Europa a finales de este año y 2014 gracias, entre otras medidas, a las políticas monetarias adoptadas y a la mejora en los mercados financieros.

Draghi ha lanzado este mensaje en su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo, en la que ha reconocido que todavía persisten "desafíos fundamentales" y que el estado de la economía "sigue siendo débil".

El presidente del BCE también ha dicho que en los últimos cuatrimestres la economía europea se ha contraído y que las condiciones del mercado laboral "siguen siendo débiles", pero apuntó que los indicadores de confianza "muestran algunas mejoras". "En general, la actividad del área económica europea debería estabilizarse y recuperarse a lo largo del año, aunque sea a un ritmo pausado", ha afirmado.

Entre los retos pendientes, ha citado "una fragmentación económica que desafía el mercado único" y en ese sentido, "las dificultades que encuentran las pymes para acceder al crédito especialmente en los países con dificultades". "En España por ejemplo el tipo de interés para los pequeños créditos es casi 2,3 puntos porcentuales mayor que el de los préstamos para grandes empresas; mientras en Francia la diferencia es del 1%", ha señalado.