El catedrático de Ciencias de la Información y presidente de la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España(FAPE), Manuel Núñez-Encabo, ha asegurado este lunes que "las carencias éticas del periodismo actual provienen, fundamentalmente, de las personas que no son periodistas y ejercen como tales, careciendo por tanto de la formación adecuada". Desde su punto de vista, esto supone "un grave defecto y una falta de responsabilidad por parte de los medios de comunicación, un hecho que puede crear a los ciudadanos un desconocimiento erróneo de la realidad, en relación con los temas de interés público".

Núñez-Encabo ha participado en el curso de verano 'Periodismo, nuevas alternativas', que ha comenzado este lunes en la sede de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) en Carmona (Sevilla), en el que ha impartido la ponencia 'La ética periodística, ¿en crisis?'.

Con respecto al tema de las tertulias que se emiten en determinados espacios, donde los informadores se posicionan claramente a favor de un partido político o de otro, el catedrático ha indicado "que no es necesario que en los mismos participen sólo periodistas, pero sí es absolutamente indispensable que sea dirigida por un periodista".

"En este caso, el periodista que dirige la tertulia no ejerce su función debidamente, con lo cual, muchas tertulias son, sencillamente, emisiones publicitarias de determinados partidos políticos. Por lo tanto, existe una contaminación política que hace que desaparezca la ética", ha asegurado.

De esta manera, según ha declarado, "periodistas o contertulios que estén relacionados con los partidos políticos, por definición, no podrían ejercer el periodismo, puesto que hay una contaminación de origen y unos intereses partidistas que están por encima de los intereses de los ciudadanos".

"El periodista y el medio de comunicación tienen que deberse a los ciudadanos que, de acuerdo al artículo 20 de la Constitución, deben recibir informaciones veraces y respetuosas con los derechos fundamentales de la persona. Lo contrario es adulterar el periodismo", ha señalado.

Estos hechos pueden generar desconfianza por parte de los ciudadanos hacia la profesión, puesto que el periodista ejerce al mismo tiempo una función de político. "Ante esa cuestión, los medios de comunicación y los periodistas deben pensar en la autorregulación, que es lo que nosotros desde la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo, hacemos. Se trata de un nuevo órgano para que los ciudadanos puedan acudir a nuestra comisión, quejarse y en un mes y medio les ofrecemos una solución cuando un medio vulnere los principios de un código deontológico", ha explicado.

La Comisión de Arbitraje de la FAPE tiene como misión resolver los problemas en relación con los contenidos que vulneran los derechos fundamentales. En la actualidad, se han adherido más de 40 medios, entre ellos el Grupo Prisa, el Grupo Unidad Editorial y múltiples televisiones que existen en España, puesto que es una garantía de prestigio para el medio de comunicación y para el periodista.

"Aunque no se ha adherido Vocento, estamos intentando que lo haga, porque exige al medio adherido que tenga un cuidado exquisito en relación con la responsabilidad ética de sus contenidos", ha concluido Manuel Núñez-Encabo.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.