El presidente de la Asociación de Productores y Comercializadores de Ajo de Andalucía (Aprocoa), Miguel del Pino, quien prevé que la campaña de recolección del ajo, iniciada el pasado mayo en la comunidad autónoma, concluya con una cosecha de unas 40.000 toneladas, la mitad de ellas producidas en la provincia de Córdoba y con ajo de muy buena calidad, ha lamentado este lunes que la bajada de precios del ajo chino en los mercados internacionales esté restando rentabilidad a los ajeros andaluces, que exportan la mayor parte de su producción.

En rueda de prensa, Del Pino a precisado que, al inicio de la campaña, el precio que estaban percibiendo los agricultores "empezó muy bien, pero, inesperadamente, China ha bajado increíblemente los precios" de sus ajos, dejándolos "casi por los suelos" y haciendo que "el mercado del ajo se tambaleara un poco", cuando hasta hace no muchas semanas estaban a "un precio aceptable" y que, en la competencia con los ajos españoles, le auguraban hasta ahora una buena rentabilidad a los ajeros de Andalucía, que es la principal productora de España, tras Castilla-La Mancha.

De hecho, España alcanza el 65 por ciento de la producción europea y la quinta del mundo de ajo, cultivo éste que solo en la provincia de Córdoba genera 400.000 jornales por campaña, con la previsión, para este año, de lograr una cosecha provincial de entre un cinco y un diez por ciento inferior a la del pasado año, que fue de 19.500 toneladas.

Se da la circunstancia de que los ajeros de Montalbán (Córdoba) y de la Campiña cordobesa no solo cultivan en 2.100 hectáreas de esta provincia, sino que también controlan este cultivo en buena parte de las provincias de Sevilla, Málaga y Granada, ocupándose luego, además, de la comercialización del total de la cosecha andaluza, resultado del cultivo del ajo en un total de 4.700 hectáreas.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.