La Audiencia Provincial de Palma juzgará este martes a un abogado, José María D.C., acusado de apropiarse de 8.000 euros que un empresario le entregó para destinarlos a gestionar la disolución y liquidación de una sociedad. La Fiscalía solicita para él tres años de prisión, una multa de 3.600 euros e inhabilitación durante el tiempo de la condena.

El letrado volverá a sentarse en el banquillo después de que ya fuese juzgado en otra causa por otro delito de apropiación indebida. En concreto, será el tribunal de la Sección Segunda el que juzgue al abogado, quien estuvo en busca y captura durante año y medio hasta que finalmente fue arrestado en la localidad de Lloseta.

Según relata el Ministerio Público en su escrito de calificación, el 4 de junio recibió 8.000 euros por parte de Juan M.L., quien le entregó esta cantidad en concepto de provisión de fondos de cara a la disolución de la empresa Mercabalear, de la que el afectado era partícipe y administrador solidario.

No obstante, la acusación sostiene que, con la intención de obtener un enriquecimiento ilícito en su ejercicio de la abogacía, desde ese momento el acusado no llevó a cabo gestión alguna dirigida a la realización de la función encomendada, sin que ni siquiera por parte del empresario recuperase ninguna cantidad de los 8.000 euros entregados.

De esta forma, el fiscal Miguel Nuevo solicita en su escrito de acusación provisional que, en concepto de responsabilidad civil, el inculpado indemnice a Juan M.L. con la cantidad de la que supuestamente se apropió más los intereses generados desde entonces.