El Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón ha finalizado esta semana los trabajos de urgencia realizados para paliar los daños causados por la crecida del río Ésera en el Parque Natural de Posets-Maladeta, concretamente, en los Valles de Estós y Benasque, en el Pirineo oscense.

Dichas actuaciones, realizadas a través de la empresa pública Sociedad Aragonesa de Gestión Agroambiental (SARGA), han sido efectuadas por tres equipos que se han centrado en la extracción de troncos de los cauces del río, la reconstrucción de diversas entradas a pistas y la rehabilitación de las estructuras de diversos puentes.

Estas últimas actuaciones han comprendido la estabilización de aletas y la construcción de apoyos, ha informado el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente en un comunicado.

De esta forma, se ha concluido "en un plazo muy inferior a las previsiones, la rehabilitación de estas infraestructuras básicas que afectaban al paso de la ganadería del valle que subía a puerto, así como a los accesos a las pistas de Vallibierna y Besurta destinadas al turismo de escalada y senderismo", ha explicado el gerente de SARGA, Enrique Martín.

De hecho, "las rutas de autobús que facilitan el acceso a esta turística y concurrida zona, ya estaban habilitadas", ha apuntado. Junto a estas líneas de trabajo ya concluidas en este entorno natural, SARGA ha realizado tareas de achique y de suministro de agua potable a los habitantes de Graus y Benasque afectados por la riada, para lo cual ha contado con equipos de bombeo y tres camiones cisterna de gran capacidad.

Concretamente, el gerente de SARGA ha precisado que se han llevado a esa zona más de 400.000 litros de agua. A su vez, se creó un dispositivo de coordinación de empresas colaboradoras que intervinieron en la apertura de comunicaciones y afianzamiento de laderas y cauces para evitar daños mayores.

Otras actuaciones

Otras actuaciones ejecutadas han sido el refuerzo de puentes de acceso a urbanizaciones, limpieza de caminos y calles y canalización de aguas. En este mismo sentido, SARGA tenía preparados varios equipos de montadores de tubería para restablecer de la forma más rápida el suministro de agua potable, primero de manera provisional y, posteriormente, de forma definitiva.

Para ejecutar estos trabajos, se ha contado con diversos tipos de maquinaria pesada, como camiones dumper, retroexcavadoras, bulldozer y motoniveladoras, han indicado las mismas fuentes.

Tras estas actuaciones de urgencia, el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, junto al resto de Departamentos del Gobierno de Aragón involucrados, realizarán las acciones de mejora correspondientes al segundo nivel de emergencia y que, en el medio natural, serán realizadas a través de SARGA.

De hecho, la semana que viene está previsto el comienzo de la rehabilitación de la palanca de la Ribera, que facilitará el paso de viandantes y ganado, ha apuntado Enrique Martín.

Torrente de remáscaro

Por otra parte, el director general de Gestión Forestal del Gobierno de Aragón, Roque Vicente, acompañado por técnicos del Departamento, ha visitado este lunes las obras de corrección hidrológico-forestal realizadas en el Torrente de Remáscaro, situado en el término municipal de Benasque, afectado también por el desbordamiento de río Ésera.

Según ha expuesto, "hemos comprobado los efectos de la riada en este torrente de tres kilómetros, donde se han realizado importantes inversiones a lo largo de los últimos años" y "hemos visto que los diques construidos han realizado la función para la que estaban configurados, es decir, evitar el arrastre que tienen estas avenidas".

Desde el punto de vista de corrección hidrológica, el torrente Remáscaro es el barranco más importante y peligroso de los que constituyen la cabecera del río Ésera en el Pirineo aragonés, ya que, aparte de la enorme erosión que produce en las laderas de su garganta, sus arrastres dan origen a un gigantesco cono de deyección de 60 hectáreas, ha comentado el director general.

Los fenómenos torrenciales del barranco se van aminorando según avanzan las obras de corrección, han relatado las mismas fuentes. En su zona de influencia se encuentran las poblaciones de Cerler y Anciles y las carreteras que unen Huesca con Benasque y Anciles, así como otras infraestructuras.

El Gobierno de Aragón ha señalado que estas obras y trabajos suponen un "elevado gasto económico" por lo que se van acometiendo gradualmente, en colaboración con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a partir de un convenio, para alcanzar el objetivo de estabilización del torrente.

Acciones efectuadas

Desde el año 2001 hasta la actualidad, se han terminado las obras del encauzamiento, la construcción de cuatro rastrillos, los umbrales de fondo, el muro de contención de tierras y algunos diques de retención. A su vez, se ha realizado la repoblación forestal de 50 hectáreas en su cuenca de recepción en el año 2010 y se están acometiendo otras 50 entre 2012 y 2013.

Las actuaciones que requieren la mayor atención a partir de ahora son la construcción de los diques de consolidación hasta completar la corrección de toda la garganta del Remáscaro, han apostillado desde el Gobierno autonómico.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.