Ray Manzarek
Ray Manzarek, teclista y miembro fundador de The Doors, en una imagen de 2007. Wikimedia Commons

Robby Kriger, el guitarrista de The Doors, ha confirmado lo dicho hace unos días por su excompañero John Densmore --batería de la formación--, que se reunirán este año 2013 para realizar un tributo al teclista de la misma, Ray Manzarek, fallecido el pasado mes de mayo.

"Vamos a hacer al menos un concierto para que Ray tenga una gran despedida. Que eso sea el principio o el fin, no lo sé", confesó Robby Krieger durante una entrevista con la revista Rolling Stone.

Vamos a hacer al menos un concierto para que Ray tenga una gran despedida

Este reencuentro no es solo un homenaje al conocido teclista de la formación, sino que también supone un final feliz tras las disputas que mantuvieron tanto Krieger como el fallecido Manzarek con Densmore.

Cuando en 2002 Krieger y Manzarek comenzaron a actuar como The Doors Of The 21st Century, acabaron en los tribunales con su excompañero debido a una serie de disputas por el uso del nombre de la formación y tras la negativa del mismo a firmar algunos contratos para el uso de canciones de la banda en anuncios.

"Son cosas que haces: si alguien te demanda respondes atacando el doble de fuerte, para que la otra parte se eche para atrás. Una idea estúpida, pero teníamos a los peores abogados", declaró ahora Robby.

De hecho, Densmore publicó en 2012 un libro en torno al proceso judicial y a las disputas con sus excompañeros. Krieger confesaba que solo había leído la mitad.

"Él fue el que me metió en The Doors. ¿Qué voy a hacer? No puedo odiarlo para siempre. Desearía que hubiera querido tocar con Ray y conmigo antes de que todo esto comenzase", señalaba el guitarrista del grupo.

Sobre Ray Manzarek

Tras la muerte de Jim Morrison, Ray Manzarek se convirtió en la voz de The Doors, a la vez que seguía siendo el amo del teclado. "Sin él creo que Morrison habría enloquecido", explicaba el guitarrista del grupo.

Ray Manzarek murió el pasado 20 de mayo por un cáncer hepático a los 74 años. "No está mal para un rockero", comentaba Krieger.