El Centro Zoosanitario Municipal ha iniciado el verano de 2013 con una tendencia muy diferente a la habitual otros años, debido a la intervención de la Asociación Animal Care In España, que la pasada semana retiró de las instalaciones un total de 26 perros para trabajar en su adopción.

La salida de estos 26 canes, ha compensado el número de entradas, que cada año por estas fechas experimenta un incremento, debido a que la llegada de las vacaciones suele coincidir con un aumento del número de abandonos de animales de compañía.

La cesión se ha realizado gracias al convenio firmado en 2012 entre el Área de Medio Ambiente y la asociación ciudadana, para responder a las dificultades con las que se encuentran los responsables del centro a la hora de encontrar ciudadanos que quieran y puedan hacerse cargo de los animales que tienen acogidos.

Según han informado desde el Ayuntamiento en un comunicado, Animal Care in España acoge a estos animales en sus propias instalaciones tras un informe previo de su estado de salud por parte del Servicio de Vigilancia Sanitario Ambiental del Ayuntamiento, responsabilizándose de gestionar su adopción definitiva, que en la mayoría de los casos se lleva a cabo con particulares residentes en países del norte de Europa, principalmente el Benelux, países escandinavos o Alemania.

A pesar de que verano es un periodo en el que el número de abandonos en la vía pública aumenta sustancialmente, los responsables del centro municipal señalan que esta época es la más idónea para la adopción de un animal doméstico. Con las vacaciones escolares, los hogares mayoritariamente acogen a más miembros de la familia, lo que beneficia la adaptación del animal a su nuevo medio, a la vez que aumenta el contacto entre mascota y dueño.

A lo largo del pasado mes de junio, el Centro Zoosanitario Municipal dio entrada a 118 perros, de los que 43 fueron recuperados de la calle por estar abandonados y 75 fueron entregados por sus dueños por no poder hacerse cargo de ellos. En la actualidad, las instalaciones municipales acogen una veintena de canes que esperan a ser adoptados.

El Centro Zoosanitario ofrece a los interesados la posibilidad de adoptar perros abandonados o perdidos que no hayan sido reclamados por sus propietarios, una vez que ha transcurrido el plazo legal establecido y que, a su vez, se encuentren en un estado de salud aceptable y no presenten alteraciones de conducta.

Para ello, el centro se encarga de estudiar el comportamiento del animal desde un punto de vista funcional, analizando su capacidad de adaptación y de entrenamiento. Con el objetivo de ofrecer mayor información al adoptante y facilitar el manejo y adaptabilidad del animal al nuevo hogar, a estos perros se les somete a unas pruebas de valoración que permiten evaluarlos aspectos como la sociabilidad hacia las personas y hacia otros perros y animales; la capacidad o motivación que tienen para ser educados; la estabilidad nerviosa del animal; y las posibilidades funcionales que poseen, entre otros aspectos.

Además, los usuarios que decidan adoptar a un perro adulto —los menos demandados— tendrán la posibilidad de ampliar la información facilitada en el Centro Zoosanitario con una formación complementaria sobre el cuidado del animal a través de ocho clases impartidas en la Escuela Canina Municipal.

Cesión a selwo aventura

Por otro lado, la semana pasada, el Centro Zoosanitario cedió a Selwo Aventura Park seis de sus animales más exóticos: dos serpientes del maíz —Elaphe guttata— y cuatro iguanas, que llegaron a las instalaciones tras ser abandonados por sus dueños en unos casos y trasladados por agentes de la Policía Local en otros.

A pesar de que pueden tratarse de animales potencialmente peligrosos, cada vez es mayor el número de personas que optan por adquirir animales exóticos como mascota, ignorando las dificultades que supone su mantenimiento en un domicilio particular y que la normativa sólo permite la tenencia de este tipo de animales que pesen menos de dos kilos, para garantizar la seguridad de quienes les rodean.

La serpiente del maíz tiene unos brillantes ojos que dan la sensación de alerta constante y que cambia a menudo de color, debido a que muda la piel. Su nombre científico es Elaphe Guttata y proviene del sudeste de los Estados Unidos. Además de reptar por el suelo, también suele subir a los árboles.

Consulta aquí más noticias de Málaga.