Un hombre de 35 años ha sido detenido como autor de un presunto delito de hurto en un centro comercial de El Alisal tras ser sorprendido junto a su hijo de trece años en la zona de almacén cogiendo cajas con género variado y arrojándolas a un prado colindante, en donde las introducían en una furgoneta que les esperaba.

Fue el vigilante del establecimiento quien vio cometiendo esos hechos sobre las 22.00 horas del pasado viernes a este hombre y a su hijo en las proximidades del almacén, llevándose las cajas que el personal del establecimiento había sacado fuera del almacén mientras reubicaban mercancía en el interior.

Al recriminarles el vigilante, salieron huyendo hacia la furgoneta pero fueron alcanzados por éste y personal de otras naves vecinas pero no pudieron evitar que la furgoneta se marchase del lugar con la mercancía, que ya habían cargado en su interior y que contenía el género de las "numerosas" cajas vacías que había desperdigadas por el prado, pendientes de valoración.

Sí se recuperaron varias cajas sustraídas, que esperaban a ser cargadas y que el establecimiento valoró en más de 1.640 euros.

El vigilante de seguridad avisó a la Policía Nacional y les retuvo hasta que llegaron los agentes y le detuvieron.

Le constan dos detenciones anteriores y pasó disposición judicial encartado en juicio rápido, según ha informado en un comunicado la Jefatura Superior de Policía de Cantabria.

Una vez en el lugar la policía identificó al hombre y los traslado a dependencias policiales, al adulto en calidad de detenido por delito de hurto y al menor para entregársele a su abuela.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.