La Audiencia Provincial de Sevilla ha absuelto a un hombre, identificado como J.C.C., acusado de quemar dos coches y la casa de su propia hija en Sevilla, hechos por los que la Fiscalía le pedía 17 años de prisión a cuenta de dos presuntos delitos de daños, uno de incendio y otro de lesiones.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la Sección Tercera de la Audiencia Provincial considera probado que el acusado mantiene desde hace años desavenencias con sus tres hijos debido a una cuestión de una herencia familiar.

Este hecho llevó a la familia del acusado a sospechar de que él mismo llevó a cabo los daños provocados en dos de sus coches, de los cuales uno fue calcinado y el otro sufrió desperfectos tasados en 30.500 euros, y de ser el autor de prender fuego a la vivienda de una de sus hijas, quien se encontraba durmiendo en el interior con su familia.

Ante ello, el tribunal señala que "no existe prueba directa de la participación del acusado en los hechos delictivos que se le atribuyen", por lo que su inculpación "está basada, más que en indicios, en meras sospechas o conjeturas sin consistencia suficiente".

La sala ve insuficientes los datos utilizados por la acusación, "puesto que no soportan un mínimo razonamiento lógico".

La Audiencia Provincial, por todo ello, absuelve de todos los cargos a J.C.C., aunque esta resolución no es firme y contra ella cabe interponer un recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.