El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, ha indicado que el caso de la comercialización de las participaciones preferentes "más que cualquier tipo de responsabilidad penal" lo "más importante" es que los afectados puedan recuperar "cuanto antes" sus ahorros.

A preguntas de los medios, durante su visita a las instalaciones donde se lleva celebrando el juicio del Prestige desde el pasado mes de noviembre, Torres-Dulce ha defendido la demanda colectiva impulsada por la Fiscalía gallega, que está en curso, y que se resolverá en juicio oral el 19 de septiembre, en el caso de que sea favorable a los intereses de los preferentistas.

Asimismo, Torres-Dulce ha reconocido que "de momento" la Fiscalía no ha podido establecer que la comercialización de preferentes fuese un delito de "estafa" ya que, según ha explicado, este tipo delictivo requiere que "previamente exista un plan destinado fundamentalmente a defraudar".

Sin embargo, ha recordado que se mantienen causas abiertas y se ha solicitado la "información pertinente" para establecer "si cuando se idean esos productos pudiera haber una situación estructural de la entidad financiera que hiciera inviable la comercialización de dichos productos".

"No lo descarto cuando dispongamos de la información pertinente que hemos recabado de la CNMV y del Banco de España poder ir en esa situación", ha añadido al respecto.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.