El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, ha reconocido que el período de 10 años en la instrucción del juicio por la catástrofe del 'Prestige' es "excesivamente largo", aunque ha puntualizado que, con el "actual sistema procesal español", habría sido difícil reducir los plazos de un caso con "tanta complejidad".

"En este momento lo importante es mostrar la satisfacción porque este proceso haya concluido en las mejores condiciones posibles", ha afirmado el fiscal general del Estado durante su visita a las instalaciones de Expocoruña, donde se celebra el juicio desde el pasado mes de noviembre y donde este miércoles está previsto que quede visto para sentencia.

Durante su intervención, Torres-Dulce ha destacado que el juicio del Prestige debe ser un "referente" para el "día a día" de la Justicia, al tiempo que ha valorado la colaboración y el esfuerzo de las administraciones durante la celebración del juicio por la catástrofe marítima en A Coruña.

"Creo que el caso del 'Prestige' es una buena muestra de cómo desarrollar los procesos de cara al futuro", ha asegurado Torres-Dulce, que ha colocado este proceso como un "espejo" para los casos ordinarios de la Justicia.

Medios para la justicia

Al respecto, ha indicado que "ojalá que este ejemplo de desembolso se llevará al día a día de los juzgados" y ha agradecido la colaboración de la Xunta para poner al servicio de la Justicia los medios materiales necesarios para la celebración del macrojuicio.

Asimismo, ha destacado la colaboración de las instituciones judiciales europeas para permitir concentrar toda la causa y que se celebrase "con plenitud" el juicio en España.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.