La Dirección General de Tráfico (DGT) va a desarrollar desde este martes día 9 y hasta el próximo día 15 en la provincia de Jaén una campaña especial contra la conducción bajo los efectos del alcohol que prevé la realización de entre 4.000 y 5.000 controles de alcoholemia tanto en carreteras como en vías urbanas del conjunto de la provincia.

Así lo han avanzado este lunes en rueda de prensa el subdelegado del Gobierno, Juan Lillo, y el subjefe provincial de Tráfico, Antonio Virgil, que han explicado que estos controles serán llevados a cabo tanto por la Guardia Civil como por efectivos de la Policía Local de aquellos municipios que se adhieran a la iniciativa, que hasta el momento —y a falta de que este lunes se cierre el plazo para ello— han sido siete; en concreto, Jaén, Linares, Mancha Real, Alcalá la Real, Martos, Villatorres y Villacarrillo.

El objetivo de esta campaña, según ha subrayado Lillo, es lograr que nadie conduzca después de haber ingerido alcohol porque "la única tasa de alcoholemia buena para coger el coche es la cero". En ese sentido, ha recordado que el consumo de esa sustancia "multiplica el riesgo de sufrir accidentes".

De hecho, ha precisado que el riesgo de sufrir accidentes se multiplica por dos si se conduce bajo una tasa de entre 0,3 y 0,5 gramos por litro de sangre; por cinco si la tasa oscila entre 0,5 y 0,85 gramos por litro; y hasta por nueve si el índice supera esas variables y llega hasta 1,5 gramos por litro en sangre.

Y es que, según ha incidido el subdelegado, el alcohol "aumenta el tiempo de reacción, empeora la percepción de la distancia, provoca graves problemas de percepción, atención, control y coordinación, contribuye a que se subestime la velocidad y además genera problemas de visión e incrementa la somnolencia".

Por todo ello, ha apelado a la "concienciación" e "implicación" de la sociedad para "impedir por todos los medios que las personas que hayan bebido cojan el coche bajo ningún concepto".

Aunque la campaña está dirigida a los conductores, en ella también se va a prestar una "especial atención" a los peatones, los "usuarios más débiles de la carretera", según ha explicado Lillo, por el "peligro" que supone también el comportamiento de viandantes que hayan ingerido alcohol, porque éstos "sufren una percepción equivocada del entorno y/o pérdida de visión, por lo que aumenta la posibilidad de que sufran un atropello". Así, en el año 2011, de 192 peatones atropellados que fueron analizados, un 25,6 por ciento había ingerido alcohol.

Además, la campaña de la DGT también busca advertir del riesgo de conducir tras haber consumido drogas o medicamentos, que genera efectos "similares" a los que provoca la ingesta de alcohol, según ha apostillado el subdelegado del Gobierno, que también ha querido remarcar que conducir tras haber bebido también acarrea perjuicios penales y administrativos.

Así, ha recordado que el artículo 65 de la Ley de Seguridad Vial tipifica como "infracción muy grave" la conducción de vehículos habiendo ingerido bebidas alcohólicas con tasas superiores a las permitidas o bajo los efectos de "estupefacientes, psicotrópicos y cualquier otra sustancia de efectos análogos", así como el incumplimiento de la "obligación" de someterse a las pruebas de detección alcohólica, supuestos para los que prevé multas de 500 euros y retiradas de puntos en el permiso de conducir.

En concreto, los conductores en general que conduzcan con tasas de más de 0,50 miligramos por litro de aire espirado, o los profesionales o los conductores de menos de dos años de antigüedad que lo hagan con más de 0,30 miligramos pierden seis puntos, la misma sanción que se impone a quienes se nieguen a someterse a pruebas de alcoholemia.

Igualmente, para tasas superiores a 0,50 —en el caso de profesionales y titulares de permisos de conducción con menos de dos años de antigüedad, de entre 0,15 y 0,30 miligramos por litro— se prevé una resta de cuatro puntos.

Además, el Código Penal también prevé penas de prisión para quienes se nieguen a someterse a las pruebas y para los que conduzcan bajo los efectos del alcohol.

La provincia de jaén,

Por debajo de la media nacional

En la rueda de prensa de este lunes, el subdelegado del Gobierno ha destacado que en la provincia de Jaén se han registrado mejores datos en esta materia respecto a la media nacional, ya que entre los años 2001 y 2011 el número de positivos por alcoholemia que se ha registrado en la provincia ha descendido hasta el uno por ciento, ocho décimas menos que en el conjunto del país, donde estos casos han bajado en ese periodo de tiempo del cinco al 1,8 por ciento.

Además, desde la puesta en marcha del carné por puntos, el 1 de julio de 2006, se han detraído un total de 299.683 puntos en la provincia de Jaén después de haberse incoadas 86.685 denuncias.

En toda España, según datos del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, se realizaron en el año 2011 análisis toxicológicos a 702 conductores fallecidos en accidente de circulación, de los que 230 dieron un resultado positivo de alcohol, y 64 resultaron también positivos por consumo de drogas o psicofármacos.

Para la realización de esta campaña, Lillo ha subrayado que "se utilizará el máximo número de medios humanos y materiales disponibles", y, "siempre que sea posible, tanto los paneles de señalización variable como las pantallas alfanuméricas de los vehículos de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil en las inmediaciones, advertirán a los conductores de la existencia próxima de controles".

Por su parte, el subjefe provincial de Tráfico, Antonio Virgil, ha destacado el carácter "disuasorio y preventivo" de estas campañas, si bien ha reconocido que suelen surtir efecto "a más largo plazo", al tiempo que ha invitado a todos los ayuntamientos que disponen de medios de control de dicha tasa de alcoholemia a que se sumen a la campaña, para lo cual aún tienen de plazo este lunes.

En la anterior campaña especial sobre el control del consumo de alcohol, según datos de la Dirección Provincial de Tráfico, se realizaron un total de 5.000 controles, de los que 49 fueron denuncias.

Adhesión del ayuntamiento de jaén

Uno de los ayuntamientos que se ha adherido a esta campaña especial de la DGT es el de Jaén, cuyo concejal de Seguridad Ciudadana, Tráfico y Transportes, Juan Carlos Ruiz, ha destacado la "gran importancia" de la participación del Consistorio en esta actividad por la influencia que tiene el alcohol en "una mayor accidentalidad".

Según ha informado el Ayuntamiento en una nota, en el marco de esta campaña, la labor de los agentes de la Policía Local se centrará en aquellos lugares y vías de la capital donde "la existencia de locales o zonas de ocio actúa como reclamo para muchos jóvenes y el consumo abundante de alcohol incide negativamente a la hora de conducir".

Consulta aquí más noticias de Jaén.