El Cabildo de Tenerife ha recibido este lunes a 60 niños de entre 7 y 12 años que se encuentran en la isla procedentes de los campamentos de refugiados de Tinduf gracias al programa 'Vacaciones en Paz', una iniciativa de la Asociación Canaria de Amigos del Pueblo Saharaui que hará que los menores pasen el verano con familias tinerfeñas, que procurarán a los niños revisiones médicas y una alimentación más completa.

El coordinador del proyecto en Canarias, Alberto Negrín, ha expresado su "reconocimiento" a todos los acogedores porque están haciendo "un sobrefuerzo", y se ha felicitado por estar conviviendo un año más, y pese a las dificultades, "con estos niños, representantes de un pueblo que está viviendo una situación difícil".

Por su parte, el vicepresidente primero de la institución insular, Aurelio Abreu, ha indicado que esta iniciativa muestra "la solidaridad familiar" de la isla. "Tenerife y Canarias no podemos estar al margen de un pueblo que forma parte de la sociedad canaria y, por tanto, de nuestros sentimientos y preocupaciones", ha señalado.

"En el continente africano lo que debe haber es respeto al pueblo saharaui y a la defensa a la libertad, a la democracia y a la participación que están reivindicando", ha agregado.

Entretanto, uno de los menores que participan en el programa intervino en el transcurso de la rueda de prensa para mostrar su agradecimiento a las familias y al pueblo canario, que, dijo, está en el corazón de los niños acogidos.

El representante del Frente Polisario en Tenerife, Hamdi Mansur, también ha agradecido a las familias "la generosa contribución y apoyo" brindado a los niños, a lo que ha añadido que el programa 'Vacaciones en Paz' "sobrepasa los límites de la ayuda humanitaria; se está convirtiendo en una proyección de la ayuda de España, en general, y Canarias, sobre todo, hacia África".

Además, Mansur ha aseverado que Canarias es un pueblo al que unen lazos de geografía e historia con el Sáhara, una zona para la que ha solicitado ayuda a las instituciones canarias.