El presidente del Consello Galego de Relacións Laborais, Demetrio Fernández, ha cifrado en unos 40.400 los trabajadores gallegos que corren el riesgo de quedarse sin convenio colectivo por el fin, este mismo lunes, de la llamada ultraactividad, una vía que supone mantener la vigencia de estos acuerdos laborales durante el plazo en que se negocian los nuevos.

La reforma laboral aprobada el año pasado establece que, transcurrido un año sin acuerdo en la negociación, el convenio decae. Para darse esta situación el convenio debe estar denunciado antes de la entrada en vigor de la reforma y no contener pacto en contrario. Si no hay pacto, la norma indica que estarán amparados por un acuerdo de rango superior o por el Estatuto de los Trabajadores.

Fernández ha explicado que, de los convenios que fueron denunciados después de que entrase en vigor la reforma —también caducan al año si no hay acuerdo—, corren riesgo de decaer seis de sector y 30 de empresa, con un total de 12.300 trabajadores acogidos (8.000 y 4.300, respectivamente).

El responsable del Consello ha señalado que no prevé "una inaplicación masiva" en el caso de los sectores o empresas que pierdan el convenio, sino que espera que se mantengan las condiciones "a la expectativa de lo que pueda pasar".

Por ello, tampoco cree que haya "un incremento masivo o brutal de la conflictividad social", dado que en la mayor parte de los casos están trabajando las mesas de negociación. No obstante, Fernández sí cree que este pasará a ser el "tema central" de las reivindicaciones de los trabajadores.

En este sentido, ha apuntado que en bastantes casos las partes pactan mantener las condiciones mientras dura la negociación. Además, ha explicado que los nuevos convenios se pueden firmar con carácter retroactivo.

Fernández ha afirmado que, ante la caducidad de la ultraactividad, se ha incrementado el "esfuerzo negociador" en los últimos meses y lo ha ilustrado señalando que en febrero eran unos 330.000 trabajadores los que corrían el riesgo de perder el convenio y ahora son 36.300 que dependen de 25 acuerdos de sector y 4.109 amparados por 54 de empresa.

Acuerdos y mediación

La mayor parte de estos convenios de sector están siendo negociados, ha destacado Fernández, que ha resaltado que estos datos están actualizados en la mañana este lunes y pueden cambiar en las próximas horas o días si se cierran nuevos pactos. Su previsión es que la mayoría terminen llegando a acuerdo o en la mediación.

El presidente del Consello ha considerado que el fin de la ultraactividad provocará la judicialización de los conflictos en casos "puntuales" por falta de acuerdo. No obstante, ha situado la "fuente de judicialización" en la decisión sobre cuál es el convenio superior al que los trabajadores han de acogerse, puesto que la normativa no lo especifica.

Entre los acuerdos sectoriales que podrían decaer se encuentran el de notarías de Galicia, el de comercio vario de la provincia de A Coruña —el pasado lunes hubo una huelga por este motivo—, el oficinas y despachos de Lugo o el de panaderías de Pontevedra. En los casos en los que no hay abierta negociación el motivo suele ser la dificultad de encontrar a un representante de la asociación que firmó el convenio, pues en algunos casos ya han desaparecido, ha señalado Fernández.

Los nuevos acuerdos,

Con ultraactividad

El presidente del Consello ha destacado que los nuevos convenios que se han ido pactando incluyen en su mayoría una cláusula de ultraactividad. En concreto, lo hacen el 89% de los de sector negociados este año y el 60% de los de empresa.

Fernández ha repasado las características de los convenios pactados en la primera mitad de 2013 y ha señalado que están en mínimos en cuanto al incremento salarial y en máximos en cuanto a la jornada laboral.

Menos salario,

Más jornada

A 30 de junio existen 849 convenios colectivos que afectan a 444.736 trabajadores. En lo que va de año se firmaron y revisaron 86 convenios, que contienen un incremento salarial medio del 0,72%, frente a un IPC del 1,8%, de modo que los trabajadores continúan perdiendo poder adquisitivo. Ante esta situación ha destacado que los convenios no están actuando como un elemento inflacionista.

Por provincias, el incremento pactado en Ourense fue del 0,03%; del 0,04% en Lugo; del 0,44% en Pontevedra y del 0,82% en A Coruña. Por sectores, el aumento salarial acordado llega al 1,41% en la industria pero se sitúa en el 0,01% en la construcción.

Se trata, ha subrayado, de la cifra de incremento salarial "más baja desde que hay registros, hace 20 años". La jornada laboral, por su parte, es "la más alta" de ese mismo periodo. Se han pactado 1.792 horas anuales de media. Además, casi la totalidad de los convenios firmados este año recogen la clasificación en grupos y el 30% la posibilidad de distribuir irregularmente la jornada.

En cuanto a los motivos por los que las negociaciones cierran convenios a la baja, Demetrio Fernández ha afirmado que el contexto económico "influye notablemente".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.